AFTEROFFICE
CULTURAS

La fotografía de Federico Gama invade La Condesa

La exposición fotográfica "La Ciudad, Signos y Cicatrices" forma parte del proyecto cultural Arte a Domicilio, que muestra el arte en un departamento, sin la solemnidad de una galería artística. 
Myrna I. Martínez
28 agosto 2015 17:50 Última actualización 28 agosto 2015 17:51
(Cortesía: Arte a Domicilio / Federico Gama)

(Cortesía: Arte a Domicilio / Federico Gama)

La fotografía documental de Federico Gama convive en el departamento de la Condesa donde esta noche finaliza la primera edición de Arte a Domicilio, espacio que busca mostrar el arte en un ambiente natural, sin los convencionalismos de una galería.

Esta propuesta creada por Art Cage, reúne más de 300 obras de artistas emergentes y consolidados, entre ellos Diana Coca, Enrique Walbey, Alejandra Zermeño, Flor Minor y Federico Gama.

Platicamos con el foto documentalista sobre su participación en Arte a Domicilio, "La Ciudad, Signos y Cicatrices", que se realiza en Insurgentes Sur 297 – 1401. Reservaciones: reservaciones@artcage.mx

¿Qué opina de llevar el arte a otros espacios?

Me pareció un gran acierto este proyecto porque es desacralizar también el arte. Creo que un espacio con estas característica le da otra dimensión al espectador, una cercanía más íntima.

¿Cómo interactúa su obra expuesta en un departamento?

De una forma muy interesante, lo que se hizo le permite estar fuera del muro, como en un plano distinto y te da otra forma de sentir a través de la mirada. Es una invitación a estar cerca de la obra, casi oler el papel de algodón que utilizo en mis fotos.

¿Cómo se involucra en los distintos grupos para hacer fotografía documental?

Cada proyecto exige un determinado tiempo e implica relacionarte de manera distinta. Con Cholos de Nezayork, que me tomó unos siete años en hacerlo, fue complejo acercarse a ellos, son grupos cerrados, pero después es más fácil, son gente urbana, entiende bien lo que es la foto y la imagen que están representando. Se dejaban fotografiar y posaban mucho.

En el caso de Mazahuacholoskatopunk fue más difícil llegar a los mazahuas, por más que les digas a ellos no les significa nada estar en un libro o en el museo, viven otra realidad con intereses más inmediatos. Me costó casi tres años acercarme y hablar con ellos.

Platíqueme del eje de sus proyectos

Estas series, con el que hice de Las Islas Marías y el de los tatuajes, recogen varias inquietudes que he tenido desde que inicié en 1993: la identidad de la vestimenta como una forma de expresión y cómo migra la cultura de manera simbólica y filosófica, porque uno piensa que cuando uno viaja, lo hace solo y con lo que lleva puesto, eso no es cierto, uno viaja con una carga ideológica de creencias, de pensamientos, de formas de sentir, de ver el mundo y eso también se transmite.

¿Qué elementos simbólicos?

La vestimenta chola significa distintas cosas en lugares distintos, aunque sean lo mismo, aunque lleven la misma virgen de Guadalupe, aunque lleven el mismo pantalón, corte de pelo, accesorios, no significan lo mismo para los Cholos de Nezayork que para los Mazahuacholoskatopunk.

¿Qué se necesita para llevar a cabo un trabajo documental?

Entender al otro desde el punto de vista humano y social, hasta que lo haces, es cuando lo puedes entender fotográficamente y poder interpretar su cosmogonía.