AFTEROFFICE
deportes

La fortaleza del Ronaldo mexicano

Ronaldo Cisneros superó con terapia y pláticas con sus padres
el fallecimiento del médico de Santos sub-17, tras un accidente. Hoy es la apuesta en el ataque de la Selección Mexicana sub-20 para avanzar a la semifinal del Mundial Corea 2017.
Alain Arenas
05 junio 2017 2:46 Última actualización 05 junio 2017 5:0
Ronaldo Cisneros. (Tomada de @ClubSantos)

Ronaldo Cisneros tras anotar el gol del triunfo frente a Senegal. (Tomada de @ClubSantos)

El viaje a la Ciudad de México de César Augusto Mora fue el primero que hizo con el Santos Laguna, club en el que trabajó como médico del equipo Sub-17. Estaba emocionado. Le pidió al delantero Ronaldo Cisneros que festajara con él si anotaba. Así fue. El atacante marcó el único tanto con el que su escuadra venció al Cruz Azul y Mora lo recibió en la banca con un abrazo. Ambos sonrieron.

El camión que llevó de vuelta a casa al conjunto lagunero circulaba por la carretera Cuencamé-Fresnillo, en Durango, cuando se encontró de frente con una pipa. En el último momento, el conductor evitó el choque, giró a la derecha y el vehículo de pasajeros se volteó fuera del camino.

La plantilla del equipo Sub-20 –que viajaba metros adelante- se dio cuenta del percance. Los jugadores y elementos del cuerpo técnico auxiliaron a sus compañeros. Cisneros se lastimó un hombro y tuvo algunos rasguños. El resto del plantel sufrió heridas leves, pero Mora no corrió con la misma suerte. Ese día el médico del equipo falleció.

“Ronaldo tuvo que ir a terapia sicológica para superar ese episodio. Fue un trabajo conjunto entre los médicos del club y nosotros. Fue uno de los momentos más duros de su vida”, cuenta Mario Cisneros, padre del futbolista. “Tanto él como el plantel tomaron fuerza de ese accidente para levantarse y ganar varios partidos. Al final ganaron el campeonato y él fue uno de los goleadores del torneo”.


Mario platica que el nombre de su hijo se debe a Ronaldo, El Fenómeno. A mediados de la década de los 90 el brasileño jugaba con el Barcelona, club en el que se cansó de anotar. El papá del hoy seleccionado mexicano lo vio brillar, sentado en el sillón, cada fin de semana en el Camp Nou. “Un día le dije a mi esposa que quería que se llamara Ronaldo. Ella sabía de mi afición. Después de algunos intentos aceptó mi propuesta”.

El pequeño mostró gusto por el futbol desde quer era pequeño. Participó en torneos infantiles y a los 11 años llamó la atención de Santos, club que lo integró a sus fuerzas básicas. “Nunca le gustó jugar otra posición, pese a que le compré uniformes de portero. Siempre quiso ser goleador”.

Ronaldo creció en la disciplina del club albiverde. Se consagró campeón goleador del torneo Clausura 2015 Sub-17, suficiente para llamar la atención de Pedro Caixinha, entonces entrenador del primer equipo.

“El portugués lo convocó cuando venía de una concentración con la Selección Sub-17. Lo integró con el equipo y él no se lo creía. Pese a que viajaba con el cuadro mayor, no debutaba, hasta que en un partido contra Pumas en Ciudad Universitaria (jornada 9, Apertura 2016) por fin jugó”, cuenta el padre del joven.

Ronaldo continuó con su proceso en divisiones inferiores. Este año formó parte del plantel que jugó el Premundial de la Concacaf en el que ganó la Bota de oro, premio al mejor goleador del certamen. Su desempeño le aseguró la aparición en el seleccionado que disputa el Mundial Sub-20 Corea 2017, donde suma dos goles, el último de ellos contra Senegal, que le permitió al equipo que dirige Marco Antonio Ruiz obtener el pase a los cuartos de final, fase en la que hoy en la madrugada se enfrentará a Inglaterra.

Una victoria del cuadro mexicano confirmará el buen paso de sus Selecciones inferiores. En tres de los últimos cuatro mundiales Sub-20 el equipo avanzó a los cuartos de final y en la edición de 2011 alcanzó el tercer lugar; en la categoría Sub-17 el representativo nacional lleva dos títulos (2005 y 2011) y un subcampeonato (2011), mientras que la Sub-23 ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Para la Selección inglesa un triunfo significaría su mejor actuación en un torneo con límite de edad desde el 2000. Su camino ha sido gris en estos torneos. Este Mundial Sub-20 representa su única clasificación a cuartos de final en 24 años; la Sub-17 tiene dos apariciones en cuartos de final en las últimas ocho Copas del Mundo. Y la Sub-23 registró sólo un juego de cuartos de final en los últimas cinco justas veraniegas.
La victoria de hoy puede marcar el destino de estos jóvenes.