AFTEROFFICE
deportes

La FIFA no quitará el Mundial de 2018 a Rusia

Ante la solicitud de algunos legisladores alemanes para que se reconsidere la sede de la justa deportiva, la federación se negó a hacerlo y argumentó que, por el contrario, mantenerla en ese país puede lograrse un cambio positivo entre las naciones en conflicto. 
AP
25 julio 2014 13:52 Última actualización 25 julio 2014 15:31
presidente ruso, Putin,

Dilma Rousseff, Joseph Blatter y Vladimir Putin, durante la ceremonia oficial para la Copa Mundial de 2018, al finalizar el Mundial de Brasil. (Reuters)

ZURICH.- La FIFA rechazó las solicitudes para quitar la Copa del Mundo de 2018 a Rusia, al señalar que el torneo puede "lograr un cambio positivo".

La supuesta participación de Rusia en el derribo del avión de Malaysia Airlines en Ucrania la semana pasada originó que algunos legisladores en Alemania pidieran que se evalúe la sede del campeonato.

La FIFA emitió un comunicado el viernes en el que afirma que "deplora cualquier tipo de violencia" y cuestiona el propósito de reubicar la sede del torneo.

La Federación, que tiene al ministro de deportes ruso Vitaly Mutko como miembro de su junta, señaló que un Mundial en el país puede ser una fuerza positiva. "La FIFA cree que así será para la Copa del Mundo de 2018 en Rusia.

"La historia ha demostrado que boicotear eventos deportivos o que las políticas de aislamiento o confrontación no son las formas más efectivas para resolver los problemas".

Agregó que la atención global sobre el Mundial "puede ser un instrumento poderoso para generar un diálogo constructivo entre el pueblo y los gobiernos".

Rusia anunció que cuenta con un presupuesto de 20 mil millones de dólares para construir y remodelar 12 estadios, y para otros proyectos de infraestructura, en la que será la primera Copa en Europa oriental.

El conflicto entre Ucrania y los rebeldes separatistas que favorecen a Rusia empeoró en los días posteriores al final del Mundial en Brasil.

El presidente ruso Vladimir Putin acudió el 13 de julio en Río de Janeiro a la ceremonia en la que la presidenta brasileña Dilma Rousseff le entregó la estafeta de la Copa del Mundo. Ambos estuvieron acompañados por el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, para ver la final en el estadio Maracaná, que Alemania ganó 1-0 a Argentina.

Blatter ya había rechazado solicitudes para quitar el torneo a Rusia, después que el país anexó este año a la región de Crimea.

"La Copa del Mundo fue otorgada a Rusia en una votación, y seguiremos adelante con nuestro trabajo", dijo Blatter en marzo.

En otro comunicado enviado el viernes, Mutko indicó que el boicot de Estados Unidos a los Juegos Olímpicos de 1980 en Moscú fue un error.

"No tiene sentido reaccionar cuando los políticos intentan hacerse famosos", dijo Mutko, según lo citó la agencia de noticias rusa R-Sport. "Estamos preparándonos de forma tranquila, construyendo instalaciones, para estar listos para el Mundial".

"La FIFA ha dicho muchas veces que el deporte debe estar al margen de la política", indicó Mutko. "Al organizar una competencia como esta, lo estamos haciendo por los atletas de todo el mundo, por los futbolistas, por los fanáticos".