AFTEROFFICE
deportes

La familia, el secreto de Rory McIlroy

Rory Mcllroy se ha convertido en el indiscutido nuevo rey del deporte de los bastones. Conquistar el mundo del golf a los 25 años no es fácil, pero cuando se tiene un talento innato y el apoyo incondicional de la familia, llegar a la cumbre resulta fácil y rápido; ése es el camino que siguió el norirlandés.
María del Refugio Melchor.
22 diciembre 2014 22:15 Última actualización 23 diciembre 2014 5:0
A los 16 años logró ganar sus dos primeros torneos: West of Ireland Championship y el Irish Close Championship. (Reuters)

A los 16 años logró ganar sus dos primeros torneos: West of Ireland Championship y el Irish Close Championship. (Reuters)

Conquistar el mundo del golf a los 25 años no es fácil, pero cuando se tiene un talento innato y el apoyo incondicional de la familia, llegar a la cumbre resulta fácil y rápido. Ese es el camino que siguió el norirlandés Rory Mcllroy para convertirse en el indiscutido nuevo rey del deporte de los bastones.

En su séptimo año como profesional, Mcllroy ascendió al primer lugar del ranking mundial en 2014 gracias a su gran cierre de temporada tras conquistar los títulos del Abierto Británico y el Campeonato de la PGA. Sus estadísticas en los campos son impresionantes, pero lo que debe causar mayor admiración es su historia de éxito. Rory nació el 4 de mayo de 1989 en County Down, Irlanda del Norte, un país dividido por la religión y la extrema violencia.

El multicampeón nació en el seno de una familia católica, lo cual no era bien visto por identificarse con el Reino Unido. Fue hijo único del matrimonio formado por Gerry y Rosie Mcllroy, quienes se propusieron realizar cualquier sacrificio cuando se percataron de las habilidades de su hijo.

Rory sólo tenía dos años de edad cuando recibió el mejor regalo de su vida: su primer palo de golf, con el que sorprendentemente logró un tiro de 40 yardas. A los nueve años mostró que era un campeón en ciernes al conseguir su primer hoyo en uno. Costear la carrera deportiva de su pequeño resultaba muy costoso, pero sus padres cumplieron su palabra.

Su padre tuvo que tomar hasta tres empleos para comprar el equipo completo de golf y poder pagar las cuotas del club. Su madre también tuvo que esforzarse y varias veces a la semana trabajó en turnos nocturnos para completar el gasto. El joven Rory hizo su parte, se concentró en mejorar su juego, por lo que cuando cumplió 16 años decidió abandonar por completo sus estudios para dedicarse al deporte que lo apasionaba.

Los triunfos que lo orillaron a tomar tal decisión llegaron desde antes. A los 15 años formó parte del equipo juvenil que ganó la Junior Ryder Cup, y en 2005 jugó su primer torneo profesional, el British Masters. A los 16 años logró ganar sus dos primeros torneos: West of Ireland Championship y el Irish Close Championship.

El siguiente paso fue entrar de lleno al circuito del dinero. En 2007 se hizo profesional y logró convertirse en el golfista más joven (18 años) en ubicarse dentro de los 50 mejores del mundo. En 2009 ganó su primer torneo en Dubái, sus ganancias se limitaron a la modesta suma de 849 mil 719 dólares, pero lo importante es que ya estaba encaminado a convertirse en la próxima estrella del golf.

Declarado aficionado del Manchester United y de la Fórmula Uno, Rory Mcllroy es ahora un rostro familiar para la televisión británica. A mediados de 2012 ocupó por primera vez el número uno del ranking mundial y lo hizo superando nada menos que por dos golpes a Tiger Woods en el Honda Classic de Florida.

La comparación resulta inevitable, Rory tiene el talento para superar lo hecho por Tiger, que cayó en desgracia por sus errores. Y esa es la gran fortuna del norirlandés, que triunfó ante la adversidad y tiene valores familiares para no caer en tentaciones.