AFTEROFFICE
CULTURAS

La estética transgénero, más fuerte que nunca

La aparición del ex atleta Bruce Jenner -ahora convertido en mujer- en la portada de una de las revistas más prestigiosas del mundo es un hito en la historia de la diversidad sexual. Algo que la comunidad LGBTI de México ve con buenos ojos. 
Myrna I. Martínez
26 junio 2015 19:52 Última actualización 27 junio 2015 5:0
Bruce Jenner

Bruce Jenner

La portada de Caitlyn Jenner en la revista Vanity Fair marcó un antes y un después en la historia de la transexualidad en el mundo; en México, cien años antes, lo fue El Baile de los 41.

Este año, la 37 Marcha del Orgullo LGBTI, que iniciará el próximo sábado a las 12:00 en el Ángel bajo el lema “Nuestra ciudad, orgullosa de sus identidades diversas”, estará dedicada al movimiento transgénero y transexual.

Carlos López López, especialista en estudios latinoamericanos de género y coordinador de las actividades del Mes del Orgullo LGBTI, platica que en México cada vez son más aceptadas las personas transgénero, y este año, con las modificaciones al código civil del DF, ya pueden cambiarse legalmente de nombre y de género con un trámite sencillo.

Los medios de comunicación han cobrado relevancia en este proceso. El más claro ejemplo es la publicación de Caitlyn Jenner, antes Bruce Jenner, en la portada de Vanity Fair.

“De alguna manera las personas pueden utilizar a estas figuras internacionales, como Caitlyn Jenner, para empoderarse, encarar y disfrutar su sexualidad en forma plena, eso nos ayuda bastante“, dice López López.

“No cualquier persona trans tiene la oportunidad de salir del closet en la portada de Vanity Fair, fue muy interesante porque también otra activista, Laverne Cox, mujer transexual que protagoniza la serie Orange is the New Back, le hace un llamado a Jenner para que también le hable a las millones de chicas trans que no tienen esos privilegios”.

1
La diversidad sexual en México

      

Diversidad sexual

Carlos López López recientemente coordinó con el INBA el coloquio La diversidad sexual a través de la historia de México, donde se enfatizó la importancia del Baile de los 41, momento paradigmático en la historia transgénero del país.

Una noche de noviembre de 1901, un grupo de hombres homosexuales y mujeres transgénero aristócratas realizaban una fiesta cuando fueron arrestados. En realidad eran 42, pero uno de los presentes era el yerno de Porfirio Díaz, por lo cual fue omitido.

“Esta redada fue el inicio de la representación de la diversidad sexual en los medios de comunicación, hay un dibujo muy famoso de José Guadalupe Posada publicado en esa época”, narra Carlos López.

“El Baile de los 41 nos sirvió para documentar que desde entonces existía una necesidad de las personas de tener espacios en los que pudieran expresar de forma plena su identidad de género”.

El investigador explica que durante el porifriato, además de las fiestas clandestinas, también existían fiestas de travestis apoyadas por el gobierno, que eran más de corte circense y teatral.

Más de 100 años han pasado de la redada de los 41, muchos de sus asistentes fueron encarcelados o fallecieron haciendo trabajos forzados en los campos henequeneros del sureste mexicano. Ahora todos los hombres y mujeres transgénero del DF, sin necesidad de un juicio o peritaje, pueden ser ellos mismos legalmente, avance que será celebrado con orgullo este sábado en la marcha.