AFTEROFFICE
culturas

Electroacústica toma el atrio de Santo Domingo

"Corriente alterna", una intervención del musicólogo José Wolffer, transmite hoy, durante 10 horas ininterrumpidas, un panorama de la música electroacústica, a través de 21 autores mexicanos y nueve iberoamericanos, en el atrio de la Iglesia de Santo Domingo, en Oaxaca.
Rosario Reyes
17 noviembre 2014 23:11 Última actualización 18 noviembre 2014 5:0
Entre las 10 de la mañana y las 9 y media de la noche de hoy, un dispositivo de ocho canales permite escuchar esta muestra. (Cortesía)

El musicólogo José Wolffer seleccionó 21 autores mexicanos para una retrospectiva. (Cortesía Conaculta)

El sonido se apodera del atrio de la Iglesia de Santo Domingo, en Oaxaca. Corriente alterna, una intervención del musicólogo José Wolffer, transmite hoy, durante 10 horas ininterrumpidas, un panorama de la música electroacústica, a través de 21 autores mexicanos y nueve iberoamericanos.

Entre las 10 de la mañana y las 9 y media de la noche de hoy, un dispositivo de ocho canales permite escuchar esta muestra, que busca dar a conocer obras de una rama musical poco conocida para la mayoría de la gente, como parte de las actividades de Instrumenta Oaxaca, que este año tiene como tema central La relación entre el espacio arquitectónco y la música.

“Se escucharán desde los compositores pioneros de nuestro país, como Carlos Jiménez Mabarak y Manuel Enríquez, que empezaron a trabajar estos temas en los años 60 y 70, hasta autores muy jóvenes”, dice Wolffer acerca de las obras por él seleccionadas para sonar al aire libre.

Las piezas de creadores portugueses y de Latinoamérica se incluyeron para contextualizar la perspectiva mexicana. “Para esta parte me ayudó Manuel Rocha, como una continuación de un proyecto que hace unos años le encargué para Radar (espacio de música electroacústica que comenzó como parte del Festival de México en el Centro Histórico). Esa iniciativa derivó en una serie de conciertos que se presentaron ahí, y en la edición de un álbum de tres Cds”, señala el curador.

El programa Corriente alterna está actualizado con las obras de ese primer proyecto y de compositores nacionales más recientes. “Lo que va a ser interesante en este caso es que cada una de las ocho bocinas esté reproduciendo una señal propia. A diferencia de la música que escuchamos en un sistema estéreo, donde tenemos dos canales que permiten cierto efecto espacial -en el que lo que escuchas con tu oído izquierdo no es exactamente lo mismo que con el oído derecho-, los ocho canales crean una difusión espacializada.

Por ejemplo, si estoy parado en la plaza, mirando hacia la entrada de la iglesia, de pronto puedo escuchar en alguna de las obras que un ferrocarril se aproxima desde detrás de mí, me va alcanzando, me rebasa, me pasa por la derecha y se aleja”, explica Wolffer.

“Las excepciones que tenemos son obras tempranas, que incluso pueden estar pensadas para un solo canal, porque era muy complicado tener más en ese momento. El gran atractivo de este concierto, que además tiene que ver con el tema de Instrumenta este año, es el sonido espacializado: vamos a poder escuchar en la gran mayoría de las obras cómo puedes tener una cierta idea musical que se presenta y recorre el espacio, es una dimensión de sonido que es todo, menos estático”, finaliza.