AFTEROFFICE
culturas

La divina locura de 'Lucia' vuelve a Bellas Artes

'Lucia di Lammermoor' tiene una particularidad: en el escenario no sucede nada; todo lo que se cuenta sucedió o sucederá, afirma Luigi Taglioni, director coral del montaje de esta obra de Gaetano Donizetti, que la Compañía Nacional de Ópera del INBA presenta en el Palacio de Bellas Artes.
Rosario Reyes
19 febrero 2017 21:3 Última actualización 20 febrero 2017 5:0
Con la dirección musical de Srba Dinic y escénica de Enrique Singer, Lucia... eleva al máximo nivel la figura de la soprano. (Braulio Tenorio)

Con la dirección musical de Srba Dinic y escénica de Enrique Singer, Lucia... eleva al máximo nivel la figura de la soprano. (Braulio Tenorio)

Lucia di Lammermoor tiene una particularidad: en el escenario no sucede nada; todo lo que se cuenta sucedió o sucederá, afirma Luigi Taglioni, director coral del montaje de esta obra de Gaetano Donizetti, que la Compañía Nacional de Ópera del INBA presenta en el Palacio de Bellas Artes.

“El coro es el elemento que dibuja esa particularidad”, puntualiza, y explica que por esa razón tiene un papel de suma importancia en la pieza. “El coro explica lo que sucede, no sólo desde el punto de vista práctico de la acción, sino sentimental, expone las consecuencias de una situación que se tiene o que se tendrá”.

Taglioni vino a México para dirigir dos conciertos del Coro de Madrigalistas en homenaje al compositor de música sacra Giovanni Pierluigi da Palestrina, y para además de estar al frente del Coro del Teatro de Bellas Artes en la puesta que trae de regreso al tenor mexicano Ramón Vargas, quien por primera vez interpretará el rol de Edgardo de Ravenswood en el país. En el elenco figuran además las sopranos Irina Dubrovskaya y Angélica Alejandre, así como el barítono Juan Carlos Heredia.

ACUDA
¿Qué? Lucia di Lammermoor
¿Dónde? Palacio de Bellas Artes, Av. Juárez S/N , Centro
¿Cuándo? Martes 21 y jueves 23, 20:00 horas
Localidad: $120 a $450

Fundador del Ensemble LiberaVox, dedicado al estudio del repertorio medieval y renacentista, Luigi Taglioni destaca cómo el amor define esta trama situada en la Escocia del siglo XVII, considerada la versión escocesa de Romeo y Julieta. Explica también que, en el repertorio de compositores como Donizetti, se plantea el amor como un compromiso cuya validez existe solamente si es bendecido por un Dios o un padre.

“Que el tema amoroso se trate como algo divino es una característica de muchas óperas de la primera mitad del 1800, antes de la llegada de Verdi, que es mucho más concreto: Verdi se ensucia las manos de tierra cuando habla del amor. Si quisiéramos comparar la concepción del amor en Lucia de Lammermoor, es como un cuadro de Fra Angélico: todo es oro, brillante, luminoso, viene del cielo”.

Con la dirección musical de Srba Dinic y escénica de Enrique Singer, Lucia... eleva al máximo nivel la figura de la soprano, agrega. “El tenor tiene también dificultad, pero no tanto como la soprano, basta recordar la escena de la locura de Lucia, cuando el amor frustrado por Edgardo la lleva a matar al marido que le han impuesto, Arturo”.