AFTEROFFICE
deportes

La crítica excesiva, en detrimento del arbitraje en México

La falta de respeto al trabajo de los silbantes no sólo les genera peores condiciones de trabajo, también afecta el espectáculo y provoca que esta profesión no resulte atractiva para las nuevas generaciones, afirmó el ex árbitro Hugo León Guajardo.
Ma. del Refugio Melchor S.
10 febrero 2015 0:11 Última actualización 10 febrero 2015 5:0
"Es nociva la intromisión de la televisión y sus analistas, quienes ni siquiera conocen las reglas del juego", afirma el ex árbitro Hugo León Guajardo. (Cuartoscuro/Archivo)

"Es nociva la intromisión de la televisión y sus analistas, quienes ni siquiera conocen las reglas del juego", afirma el ex árbitro Hugo León Guajardo. (Cuartoscuro/Archivo)

La falta de respeto al trabajo de los silbantes no sólo les genera peores condiciones de trabajo, también afecta el espectáculo y provoca que esta profesión no resulte atractiva para las nuevas generaciones, afirmó el ex árbitro Hugo León Guajardo.

Desde su perspectiva, las críticas exageradas no contribuyen a corregir los errores de los silbantes. “Creo que ha habido un poco de exceso por parte de algunos medios, aunque también se han excedido directores técnicos, jugadores que han vertido críticas y están crucificando la labor de los árbitros”. León Guajardo, retirado desde 2010, agrega que es nociva la intromisión de la televisión y sus analistas, quienes ni siquiera conocen las reglas del juego.

“Yo lo viví en mi última etapa, más medios se dedican a escudriñar la labor de los árbitros y pasan las imágenes de las famosas phantom; son elementos que el ojo humano, la visión que maneja un árbitro no tiene nada que ver, y ahí es donde está fallando, al darle mayor importancia a esos elementos de juicio que están sobre ellos”, indicó el ex silbante que ahora trabaja en el sector amateur.

Respeto es la palabra clave, un diálogo corto con el jugador en el momento apropiado puede evitar cualquier choque. “Viene la desaprobación, los gestos, la animadversión, el público ya tiene esa mala imagen del árbitro actual y eso no ayuda. Puedo decir abiertamente que en México hay mucha materia prima, pero lamentablemente ahorita ni los que tienen gafete internacional logran consolidarse”.