AFTEROFFICE
buena vida

¿La contaminación hace estragos en tu salud? Aquí una solución

Ante la casi permanente contingencia ambiental, toma en cuenta algunos consejos para cuidar tu salud, especialmente en casa. Dolor de cabeza, lagrimeo, resequedad en nariz y ardor de garganta son afecciones comunes para quienes viven en la CDMX.
Lizbeth Hernández
25 mayo 2017 22:12 Última actualización 26 mayo 2017 5:0
(Especial)

(Purificador de aire. (Especial)

Dolor de cabeza, lagrimeo, resequedad en nariz, ardor de garganta y dolor de pecho son afecciones comunes para quienes viven en la Ciudad de México, las cuales empeoran en días de contingencia ambiental.

“La gente se va enfermando poco a poco, a veces ya no lo percibe, pero lo peor en esos casos es automedicarse”, señala la doctora Martha Patricia Sierra Vargas, jefa del laboratorio de investigación en Bioquímica y Medicina Ambiental del Instituto de Enfermedades Respiratorias (INER).

Entre sus temas de investigación está el estudio de los efectos de la contaminación atmosférica y el estrés oxidativo en pacientes con enfermedades crónico-degenerativas. Advierte que uno de los contaminantes que más estragos causa en el organismo es el ozono; especialmente el que se encuentra en la capa más baja de la atmósfera y supera ciertos niveles resulta más perjudicial para todos los seres vivos.

El problema aumenta en personas con enfermedades en las vías respiratorias porque favorece infecciones y se asocia con cáncer de pulmón. “Afecta a todos, pero el Instituto Nacional de Pediatría tiene estudios que señalan que los niños que viven en esta ciudad tienen un menor coeficiente intelectual y sus pulmones crecen menos, todo a causa de la contaminación”, agrega la especialista.

Sobre las medidas inmediatas que se deben tomar para proteger la salud, la doctora recomienda que si no es necesario trasladarse a su lugar de trabajo no lo haga, evite hacer ejercicio al aire libre y, sobre todo, andar en bicicleta. Además debe hidratarse, usar bloqueador solar, comer frutas y verduras de hoja verde, al igual que coliflor y brócoli por su alto contenido de azufre.

PURIFICADORES, ¿BUENOS O MALOS?
Promocionados como una solución eficaz, la opinión de los expertos dista de los beneficios que las marcas aseguran que ofrecen. El doctor Ricardo Torres, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, advierte que antes de hacer una inversión debe tomarse en cuenta el cálculo de cambio de aire y el radio que comprenderá, así como el costo inicial, mantenimiento del aparato y el cambio de filtros.
“Son útiles para sanear el aire de hospitales y laboratorios, para uso doméstico se debe mantener la casa completamente cerrada cuando estén en funcionamiento. No son tan necesarios para personas con una salud normal”, explica el especialista.

En tanto, la investigadora Sierra Vargas agrega que con mantener la ventana cerrada se disminuye de manera importante el ingreso de contaminantes.

RSD es la marca con tecnología suiza que lidera el mercado de los purificadores de aire. Ofrece reducción de hasta un 97 por ciento de partículas contaminantes, afirman que tienen el aval de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA).

“Garantizamos que se elimina polvo, polen, ácaros, bacterias, moho, químicos residuales y hasta el humo del tabaco. Antes de la instalar se valora el espacio para que circule mejor el aire limpio por toda la casa”, comenta Arturo Olveres, representante de la marca.

Un purificador que cumpla con esas tareas tiene un costo de 25 mil 631 pesos, pero también debe considerar el cambio de filtros. El primero se realiza entre los 12 y 14 meses, a un costo de 2 mil 220 pesos; el segundo entre los 18 y 20 meses, por 3 mil 334 pesos, y el tercero, cada tres años, por 6 mil 983 pesos.