AFTEROFFICE
DEPORTES

La carrera sin 'pits' de 'Checo' Pérez

El piloto mexicano aprendió su estilo agresivo y el uso adecuado de las llantas en Alemania y Reino Unido, en donde sentó las bases para llegar a la Fórmula Uno.
Alain Arenas
25 agosto 2017 0:7 Última actualización 25 agosto 2017 5:0
Checo Pérez

(Especial)

Sergio Pérez tuvo un retiro momentáneo a los 12 años. Su amor por el automovilismo se agotó cuando asistió al Estadio Jalisco para ver al América. Quedó enamorado del futbol.

Le informó a su papá, Antonio Pérez Garibay, que quería ser futbolista y lo forzó a que vendiera sus autos de kart porque, según él, ya no los necesitaría. “El día que se pudo coronar en el campeonato de kartismo de Guadalajara no asistió porque quería quedarse a jugar con el balón”, recuerda su padre.

Checo dio marcha atrás cuando junto con su familia visitó a su hermano Antonio en Reino Unido, quien entonces corría en la Fórmula 3 de aquel país. Pérez Garibay cuenta que volvió a enamorarse de las pistas en el circuito de Silverstone por el ambiente de los pits, el sonido del motor y por la velocidad que alcanzaban los monoplazas. Le pidió volver a correr.

Regresó a las pistas en el serial estadounidense Skip Barber en 2004 (terminó undécimo). Cuando concluyó la temporada se dedicó a buscar por Internet campeonatos que le permitieran participar en Europa. Encontró al Equipo Rosberg –fundado por Keke Rosberg, campeón de la Fórmula Uno en 1982– que participaba en la Fórmula BMW ADAC alemana. Llamó por teléfono a sus oficinas, los directivos hablaron con su padre y semanas más tarde acordaron que correría para el equipo al año siguiente.

QUIÉN ES SERGIO PÉREZ
Fecha y lugar de nacimiento: 26 de enero de 1990, Guadalajara, Jalisco.
Debut en Fórmula Uno: 2011 Escuderías: 3 (Sauber, McLaren y Force India)
Carreras: 127
Victorias: 0 Podios: 7
Lugar en el Mundial
de Pilotos: 7
Puntos en 2017: 56


“Fue una elección que me costó perder la parte final de mi infancia. Fue complicado porque cuando llegué no sabía hablar inglés ni alemán. Me fui a vivir solo por primera vez en mi vida y mi padre no estaría habitualmente en mis carreras”, recuerda Sergio.

Su primer hogar en Alemania fue la planta baja de un restaurante que se encontraba en las inmediaciones de Múnich, detalla su padre. Al año siguiente, sus hermanos y sus papás lo visitaron el último fin de semana de julio, que coincidió con el Gran Premio de Alemania, que se desarrolló en el Hockenheimring. Pérez Garibay menciona que le rentó una habitación –aproximadamente por mil dólares– en el hotel que se encuentra dentro del autódromo y en el que los pilotos se hospedaron.

“Quería que pudiera convivir con ellos, que sintiera cerca su sueño. Fue ahí donde conoció a Fernando Alonso, quien entonces era el campeón del mundo”, platica su papá.

Las dos temporadas que Pérez pasó en la Fórmula BMW terminó en décimo cuarto y sexto sitio, respectivamente. En 2007 firmó con el equipo T-Sport para correr la Fórmula 3 Británica, en la que participó dos campañas. Su temporada de debut la que fue la más brillante. Ganó 14 de 21 carreras, registró 376 puntos y levantó el campeonato. Ningún mexicano ha podido igualar su desempeño.

El piloto asegura que su experiencia en Reino Unido le ayudó a madurar como piloto. Su padre va más allá. Explica que esta etapa fue la más determinante en su formación, porque desarrolló su estilo agresivo para correr y la habilidad para sacar provecho de los neumáticos en cualquier condición climatológica.

“Es el mejor piloto en la Fórmula Uno cuando se presenta lluvia en las carreras. No es raro que todos sus podios los consiguiera de esa forma”, destaca Pérez Garibay.

Checo vive su séptima temporada en la F1 y la cuarta en Force India. Sostiene que su deseo es cambiar de equipo en un futuro. Sus opciones son las del año pasado: Mercedes, Ferrari o Red Bull, los tres equipos más poderosos del serial. “No he tenido negociaciones con ninguno. Pero sí me encuentro en pláticas con Vijay Mallya –propietario de su escudería actual– para renovar, por lo menos, un año más”, dice el piloto.

Su padre afirma que no tiene prisa por firmar con alguna de estas escuderías. Menciona que, de mantener este nivel, le quedarán al menos 10 temporadas en el serial. “Siempre ha sido una persona paciente. Sabe que le llegará su oportunidad, como le pasó cuando firmó con McLaren en 2013”.

Checo menciona que mantiene una buena relación con Esteban Ocon, su coequipero, y lo describe como uno de los pilotos jóvenes con mayor proyección. “En Spa-Francorchamps –circuito en el que disputará el Gran Premio de Bélgica el domingo– no tendré problemas con él siempre y cuando no haga movimientos peligrosos”.

Pérez Garibay dice que el legado de su hijo fue crear los lazos para que futuros pilotos mexicanos pudieran tener un camino más accesible para llegar a la Fórmula Uno. Los resultados que obtuvo fueron el parteaguas para que otras escuderías europeas tengan referencias positivas sobre el automovilismo mexicano. “Lo que ha conseguido es histórico para el deporte nacional”.

APORTE ALTRUISTA
Para el Gran Premio de Bélgica, Pérez firmó un acuerdo con la aseguradora Interprotección, la cual cederá su espacio publicitario en el monoplaza del jalisciense para que aparezca el logo del Fideicomiso Probosque Chapultepec, organización que recauda fondos en beneficio del Bosque Chapultepec.

“La idea es impulsar el cuidado del Bosque a nivel internacional. La carrera en Spa servirá para que otras empresas se sumen a este proyecto que es por el bienestar de todos los ciudadanos”, sentencia.