AFTEROFFICE
culturas

La Camorra, el refinamiento del tango regresa a México

Hoy, la Camorra Tango es un ensamble internacionalmente reconocido, en particular por sus interpretaciones de la obra de Piazzola. Se presenta hoy en el Lunario del Auditorio Nacional a las 21:00 horas.
Redacción
29 abril 2015 16:53 Última actualización 29 abril 2015 16:59
Esta es la segunda vez que el grupo visita México, la primera fue en 2013 como parte de la Piazzolla Proyect. (Cortesía)

Esta es la segunda vez que el grupo visita México, la primera fue en 2013 como parte de la Piazzolla Proyect. (Cortesía)

“¡Qué le están haciendo al tango!”, gritó alguien del público ante la propuesta provocadora de un grupo de músicos que se proponían llevar al presente un género cuya renovación más aceptada era ya una institución: Astor Piazzola. Era el año de 1992 o 1993, recuerda el guitarrista y compositor Jorge Kohan. Lejos de ofenderse, al ensamble camerístico le encantó el comentario –tanto, que así tituló su sexto disco-. Hoy, la Camorra Tango es un ensamble internacionalmente reconocido, en particular por sus interpretaciones de la obra de Piazzola.

“Nos encantó pensar que estábamos haciendo algo nuevo. Fuimos de los pioneros en hacer este tipo de proyectos”, comenta Kohan en entrevista previa a la presentación que la banda tendrá esta noche a las 21:00 horas en el Lunario del Auditorio Nacional, donde interpretará obra poco escuchada de Piazzola y composiciones propias, desde alguna milonga hasta tango fuerte. Esta es la segunda vez que el grupo visita México, la primera fue en 2013 como parte de la Piazzolla Proyect.

“Llevamos 23 años tocando y homenajeando a Piazzolla, ahora tenemos algo preparado para el público mexicano que además conoce mucho de tango y además tiene un respeto a esta música”, explica Kohan, quien afirma que lo que hace distinto a La Camorra es que, lejos de reproducir a Piazzolla, toman elementos de sus composiciones como punto de para impulsar no una fusión sino una evolución musical.

“Para nosotros evolucionar significa buscar que la cosa continúe que no se estanque y que es un desafío; pero que es un camino que elegimos desde el comienzo”. Se trata de dejar atrás “el vicio de los viejos tangueros”, dice, con las aportaciones de cada uno de los cinco integrantes del grupo, cuyos arreglos, de carácter contemporáneo, tienen la influencia de Piazzola sino de la música académica, clásica.

El músico observa que ha habido un cambio radical en los últimos 15 años en la manera de hacer tango, pues hay una cantidad enorme de músicos que proponen y arriesgan, como el tango electrónico. Además dijo que los jóvenes ahora se están acercando más a esta música y hay muchos seguidores sobre todo en los cafés de Buenos Aires, una ciudad en donde pueden coincidir 20 conciertos en un mismo día, aunque admite que jamás será un género de gusto masivo.