AFTEROFFICE
reflector

La Bella Durmiente regresa a México con el Russian Classical Ballet

La Bella Durmiente se presentará este viernes y sábado con Russian Classical Ballet y la música de Tchaikovski en el Centro Cultural 1 en la Ciudad de México.
Eduardo Bautista
10 junio 2016 18:54 Última actualización 10 junio 2016 18:59
La Bella Durmiente

La Bella Durmiente (Tomada de http://www.teatrodiana.com/)

La Bella Durmiente regresa a la Ciudad de México con un magno espectáculo que ofrecerá este viernes y mañana el Russian Classical Ballet en el Centro Cultural 1. Se trata de un evento de corte internacional que nadie quiere –ni debe– perderse.

El elenco está conformado por los mejores bailarines del mundo. Muchos de ellos son egresados de las más prestigiosas escuelas de Rusia, como el Teatro Mariinsky, el Ballet del Kremlin y el Conservatorio Rimsky-Korsakov de San Petersburgo. Es la élite de la danza clásica internacional.

El espectáculo estará dividido en dos actos y contará con la música de Tchaikovski. La historia está basada en La Bella Durmiente, el cuento de hadas que escribió el francés Charles Perrault en 1697. El clímax se presenta en la recta final del montaje, cuando se celebra la boda de la princesa Aurora con el príncipe Desiré al interior de un fastuoso palacio.

La misión del Russian Classical Ballet –según ha dicho su directora Evgeniya Bespalova– es "preservar la tradición del ballet clásico ruso". Una tarea para nada sencilla, asegura en entrevista el primer bailarín Denis Karakashev y la bailarina Ekaterina Anishchenko. "Rusia es un referente mundial del ballet. Hay que practicar todos los días sin descanso para seguir manteniendo ese reconocimiento", comenta Anishchenko.

"Ser bailarín de ballet en Rusia no es algo sorprendente. Es como ser doctor o abogado. El ballet allá es una tradición. Por eso es tan complicado avanzar. Hay mucha competencia y siempre hay que estar en el nivel más alto", dice Uliana Khlestova, otra de las protagonistas.

Los bailarines aseguran que, desde su fundación en 2005, el Russian Classical Ballet ha tenido una idea muy clara de llevar sus montajes alrededor del mundo. "Hacemos más dinero afuera que adentro de Rusia", sostiene Khlestova.

Ver La Bella Durmiente con el Russian Classical Ballet es una experiencia única. Pocas veces se puede ver una expresividad dramática tan intensa en el escenario. Y lo mejor de todo es que aún hay boletos para el día de mañana.