AFTEROFFICE
CULTURA

La aniquilación de
un Papa incómodo

Evelio Rosero aborda en su nueva novela el caso que conmovió al mundo en 1978: la misteriosa muerte de Albino Luciani, Juan Pablo I.
Silvina Espinosa de los Monteros
04 febrero 2014 23:4 Última actualización 05 febrero 2014 8:16
Evelio Rosero urga en la historia de la Iglesia y escribe "Plegaria por un Papa envenenado". (Archivo)

Evelio Rosero hurga en la historia de la Iglesia y escribe "Plegaria por un Papa envenenado". (Archivo)

Treinta y tres días después de haber sido elegido como Papa, Albino Luciani fue envenenado el 26 de agosto de 1978. Bajo el nombre de Juan Pablo I deseó instituir cambios radicales que ponían en jaque los intereses de la curia romana. El colombiano Evelio Rosero se interesa en su figura para darle forma a "Plegaria por un Papa envenenado".

Con las voces de las prostitutas de Venecia a modo de coro, narra la vida de un hombre que sólo pretendía seguir las enseñanzas de Jesús y, en consecuencia, atajar los males endémicos de la Iglesia.

En la víspera de su muerte firmó una lista de cardenales y obispos que debían ser destituidos, sin contar con que el director del Banco del Vaticano y la mafia siciliana tenían otros planes.

Tomando como punto de arranque "En nombre de Dios", investigación de David Yallop sobre el asesinato del Papa Juan Pablo I, Evelio Rosero (Bogotá, 1958) empleó las herramientas de la ficción para, sin traicionar los hechos históricos, recrear su propia versión sobre lo sucedido.

Mientras se documentaba, afirma Rosero en entrevista telefónica, le llamaron la atención los cambios radicales que proponía Albino Luciani.

“Él fue el primero en hablar de una ‘Iglesia de los pobres’ y querer dedicar un gran porcentaje de las ganancias de ésta a los países en vías de desarrollo”.

Por si esto fuera poco, señala el autor colombiano, Luciani también pensó en acabar con el celibato sacerdotal, permitir que las mujeres fuesen ordenadas, aceptar el aborto y el uso de la píldora anticonceptiva, además de querer desprenderse por completo de los nexos entre el Banco del Vaticano y la mafia italiana, lo que derivó en que éstos se confabularan para envenenarlo.

El próximo 27 de abril, el Papa Francisco va a canonizar a dos pontífices: Juan XXIII y Juan Pablo II. ¿No resulta paradójico que a Karol Wojtyla, quien no hizo nada por investigar la muerte de su antecesor y conservó en su cargo a obispos y cardenales, obtenga esa designación a diferencia de alguien como Luciani?, se le pregunta a Rosero.

“Lo que sucede es que justamente por todos los cambios que se proponía, Luciani no quedó muy bien aceptado por la curia. Nunca va a ser canonizado. Y, además, cuando le preguntaron si soñaba con ser santo dijo que no, que él no estaba de acuerdo con los santos ni las imágenes, de tal manera que cuando murió lo mandaron embalsamar de inmediato y no permitieron que se le hiciera la autopsia al cadáver. La Iglesia todo lo ocultó para que no hubiera mayores aclaraciones en torno a su muerte”.

A decir del también ganador en 2006 del Premio Nacional de Literatura de Colombia, el Papa Francisco no está, bajo ninguna circunstancia, en riesgo de correr un destino similar al de Luciani.

“Él aún sigue los derroteros de la Iglesia y por eso no es ninguna amenaza para la curia. Ojalá y los cambios que el Papa Francisco propone -que son medianos, pálidos, comparados con los de Luciani-, sí tengan consecuencias y sirvan de algo”, dijo.

Interrogado sobre la posible existencia de algún punto en común entre su obra y la de su connacional Fernando Vallejo, quien en La puta de Babilonia critica duramente a la Iglesia católica, señaló:

“Mi posición no es radical. Yo creo que en ella han existido grandes hombres y grandes pensadores, así como hombres prácticos que se han interesado en hacer cambios positivos en la comunidad”.

Pero matizó: “Puede que haya un vaso comunicante con Vallejo, sin embargo, concedo que la Iglesia es, además de todo, un epicentro moral y ético de la humanidad; si se resquebraja es muy evidente, ya que sus consecuencias son negativas”.

Sobre los cambios que propone el Papa Francisco, estimó que en general son positivos.

“Creo que es un Papa adecuado al momento y mantiene cierta política de respeto. Tiene una actitud distinta a la de Ratzinger y a la del mismo Wojtyla, por lo que estamos hablando de una renovación, de un aire nuevo en la Iglesia”.



"Plegaria por un Papa envenenado"

Autor: Evelio Rosero
Editorial: Tusquets
Género: Novela
Páginas: 164
Precio: 200 pesos


CRONOLOGÍA


Evelio Rosero es un autor multigalardonado en el ámbito internacional, tanto en castellano como en sus traducciones.

1958 El 20 de marzo nace en Bogotá, Colombia.

2006 Es distinguido con el II Premio Tusquets de Novela por Los ejércitos, libro con el que alcanza resonancia internacional. En ese mismo año, también obtiene el Premio Nacional de Literatura, otorgado por el Ministerio de Cultura de su país.

2009 Por esa misma obra, le es concedido el Foreign Fiction Prize, en reconocimiento a la mejor obra traducida al inglés.

2012 Publica La carroza de Bolívar, catalogada como su novela más ambiciosa y desmitificadora, en torno a la figura del llamado Libertador de América.

2014 Aparece Plegaria por un Papa envenenado, obra de ficción que aborda el misterioso deceso del Papa Juan Pablo I.