AFTEROFFICE
deportes

La albiceleste llega altanera a la cita con el equipo mexicano

El equipo que controla el tablero, se hace del ritmo de las horas de este deporte y, también, de su marcador. Argentina lo sabe y esa ha sido su estrategia a lo largo de este torneo en el que se mantiene invicta.
En un desproporcionado duelo ante República Dominicana, se apoderó de 42 balones en la tabla, 10 más que sus rivales. (Reuters)

En un desproporcionado duelo ante República Dominicana, se apoderó de 42 balones en la tabla, 10 más que sus rivales. (Reuters)

El equipo que controla el tablero, se hace del ritmo de las horas de este deporte y, también, de su marcador. Argentina lo sabe y esa ha sido su estrategia a lo largo de este torneo en el que se mantiene invicta. En un desproporcionado duelo ante República Dominicana, se apoderó de 42 balones en la tabla; 10 más que sus rivales. El resultado, pues, parece lógico. Como sensato que el líder de este departamento en todo el certamen, Luis Scola, milite en la albiceleste.

El cuadro dirigido por Sergio Hernández tiene muy en claro el papel que juegan los titulares y el que desarrollan los suplentes: 72 de los puntos recabados ayer fueron obtenidos por los primeros; 20 por los segundos. No complica el orden de apariencia y eso le ha dado grandes resultados. Los sudamericanos juegan esta noche ante los locales y medirán otra temperatura: la de la presión del público del Palacio de los Deportes, cuyo aliento ha sido clave en las victorias mexicanas.

El bipolar conjunto uruguayo militó en su inestabilidad al vencer, con penas, a una enjundiosa quinteta venezolana, cuyo error letal fue desentenderse del control del balón en el tercer periodo. Aunque su reacción en el cuarto fue notable, la desventaja era abrumadora e irreversible: el 77-75 esconde el estado de climático del error, entre ambas escuadras sumaron 22 pelotas perdidas.

Todo equipo que depende del azar de los tres puntos termina siendo presa de su arriesgue. Ayer por la noche Panamá jugó a la ruleta rusa y perdió (71-78) por siete ante un Puerto Rico firme en sus convicciones ofensivas y en el orden en el perímetro. Hoy se juegan los últimos partidos de la segunda ronda.