AFTEROFFICE
deportes

Kyrie Irving: el alma de Cleveland

El soporte que Kyrie Irving dé a LeBron James en el sexto juego de la final de la NBA será fundamental para forzar la serie al límite. El base y el resto de los Cavaliers enfrentarán a los Warriors mañana, en busca de equilibrar la serie a tres juegos.
Alain Arenas
14 junio 2016 22:45 Última actualización 15 junio 2016 5:0
En los playoffs promedia 25.1 puntos, 4.9 asistencias y 1.7 robos de balón por encuentro. (Erick Retana)

En los playoffs promedia 25.1 puntos, 4.9 asistencias y 1.7 robos de balón por encuentro. (Erick Retana)

En 1996, la mamá de Kyrie Irving, Elizabeth, ingresó a un hospital de Seattle. Estuvo internada dos días sin que los médicos pudieran explicar el porqué de la inflamación que presentaba en su cuerpo. Dos días más tarde después de esto, los médicos anunciaron su muerte. La autopsia arrojó que la muerte fue causada por el Síndrome de Sepsis (una infección que inflama el cuerpo y que se esparce por la sangre hasta que daña los órganos).

En 2011 Irving fue elegido con el número uno global del Draft de la NBA por los Cavaliers. Cuando firmó su contrato con Nike, empresa que elaboraría sus tenis, pidió que en la suela grabaran la fecha de nacimiento y fallecimiento de su madre. “Es una de las primeras cosas que quería que tuviera mi calzado. Ella es una de las razones por la cual he llegado tan lejos, ahora la llevo conmigo siempre”, dijo el jugador base.

Irving ha jugado sus cinco campañas como profesional en Cleveland. Llegó al justo un año después de que LeBron James firmara con Miami. El armador se convirtió en titular desde su primer juego y para las temporadas 2012-13 y 2013-14 fue el líder en puntos y asistencias. James regresó para el año siguiente e Irving fue relegado al segundo puesto en ambos departamentos.

Cuando ha sido baja por lesión, como en la final del año pasado (que perdieron los Cavaliers 4-2 ante los Warriors de Golden State) por una fractura en la rótula de su rodilla izquierda, el equipo lo resintió. En esa serie, su ausencia fue cubierta por tres jugadores diferentes (Tristan Thompson, Matthew Dellavedova e Iman Shumpert), pero ninguno aportó más de 20 unidades por encuentro.

Para la serie por el campeonato de este año Irving es el segundo mejor jugador del equipo en cuanto a puntos totales en los cinco primeros enfrentamientos (153), sólo por debajo de LeBron James (180). Sin embargo, ha superado en unidades al otrora jugador del Heat de Miami en los juegos uno y cuatro, y en el cinco, del lunes pasado, concluyó empatado con 41, su mayor cantidad de puntos anotados en la temporada y que le permitió a los Cavaliers mantener vivas sus esperanzas de ganar el campeonato.

“Fue uno de los mejores desempeños que he visto en mi vida. Tuvo la capacidad para convertir disparos difíciles. Sabemos que no es garantía que esos mismos disparos entren cuando regresemos a Cleveland para el sexto encuentro, pero tampoco ellos (los Warriors) podrán confiarse en darle un centímetro para encestar, de lo contrario los hará pagar”, explicó James, luego de concluir el quinto juego.

El nivel que ha mostrado en la final es un reflejo de lo producido en la postemporada. En los playoffs promedia 25.1 puntos, 4.9 asistencias y 1.7 robos de balón por encuentro. Estas cifras son superiores a los números que tuvo en temporada regular: 19.6, 4.7 y 1.1, respectivamente.

“Sabíamos que sus guardias y bases son buenos disparadores, pero dejan que desear cuando defienden. Nos preparamos para mantenernos vivos y regresar la serie a Cleveland”, señaló Irving.

El base y el resto de los Cavaliers enfrentarán a los Warriors mañana, en busca de equilibrar la serie a tres juegos y de paso reafirmar que Cleveland no depende solamente de LeBron James.