AFTEROFFICE
deportes

Keke… otro Rosberg en Brasil

Keke y su paso por la escudería de fittipaldi; su hijo Nico puede salir subcampeón de pilotos en el Gran Premio de Brasil que se corre este domingo. El piloto alemán es escolta de Lewis Hamilton en la lucha por el vicecampeonato con Sebastian Vettel, de Ferrari.
Mauricio Mejía
12 noviembre 2015 21:58 Última actualización 13 noviembre 2015 5:0
Keke se hizo de su primer Gran Premio en Suiza con los colores de Williams (FW08). (Tomada de internet)

Keke se hizo de su primer Gran Premio en Suiza con los colores de Williams (FW08). (Tomada de internet)

La historia comienza en Estocolmo; terminará en Brasil (tierra de grande pilotos, Emerson Fittipaldi, Nelson Piquet, Ayrton Senna Da Silva y Felipe Massa) no tan pronto.

La vida, esa cosa insondable, quiso que Keke Rosberg naciera en la capital sueca el 6 de diciembre de 1948. También se encargó de que fuera el campeón finlandés de la Fórmula Uno (el segundo de esa nacionalidad en correr el máximo circuito) en 1982, después de una ardua labor en las vertiginosas pistas del serial que da vida y muerte.

Keijo Erik Rosberg debutó con el Theodore-Ford en el Gran Premio de Sudáfrica en 1978, cuando “la gran señora” no veía con malos ojos el Apartheid y la segregación racial, que ya era mala cara para el Comité Olímpico Internacional. En aquel 48 llegó al poder sudafricano el Partido Nacional que radicalizaría la división entre blancos y negros. Rosberg se retiró por un problema en el embrague después de partir 24 en la parrilla de salida. Aquel fue el primer Gran Premio en el que Williams hizo sus primeros puntos en la F1. Hoy Massa, el portaestandarte de los pilotos brasileños actuales se queja de la falta de innovación en la escudería británica.

Pasaron años de angustia en la carrera del finlandés, que no tenía acomodo en la gran pista. Fue entonces, 1980, que se unió al destino del primer gran campeón brasileño, Emerson Fittipaldi, quien desde 1975, después de su bicampeonato (con McLaren), había trabajado en la construcción de su propia escudería; propiamente brasileña, al lado de su hermano Wilson (Cupersucar). Wilson logró correr las pistas en nombre de la familia en los primeros años del ensayo, pruebas.

Emerson se integró años después (1976) cuando el apellido exigía lo indispensable: el prestigio de la marca. La Fittipaldi F1 Racing participó en 119 Grandes Premios y logró tres podios. Sobra decir que el primer diploma lo logró Keke Rosberg, el padre del sublíder del campeonato mundial de pilotos que, mañana, comienza a definirse en el Gran Premio de Brasil, la penúltima fecha de 2015, Nico, nacido en Alemania (Wiesbaden, junio del 85), es escolta de Lewis Hamilton en la lucha por el vicecampeonato con Sebastian Vettel, de Ferrari. Meses antes de su nacimiento, en el Gran Premio de Brasil, debutó otro grande del automovilismo brasileño: Ayrton Senna da Silva, quien ganó en ese 85 su primer Gran Premio (Portugal, por más de un minuto arriba del Ferrari de Michele Alboreto; la primera victoria de 41 en su corta carrera). Allí, en la Lusitania, logró la primera de sus 65 poles. Senna lograría 19 vueltas más rápidas y 80 podios antes de morir en un accidente en la pista el 1 de mayo de 1994 durante el Gran Premio de San Marino, en el circuito de Imola.

Keke Rosberg es, curiosamente, el puente entre dos carreras asombrosas del automovilismo brasileño: después de Fittipaldi, Nelson Piquet se hizo de los Mundiales de 1981, 83 y 87. Ahora la sequía de grandes exponentes ha puesto en duda la permanencia de Interlagos en el calendario.

Keke se hizo de su primer Gran Premio en Suiza con los colores de Williams (FW08). El finlandés volador se mantuvo en la escudería hasta 1985, el año de nacimiento de Nico, quien debutó en 2006 en la F1 con la marca británica fundada en 1977 por Frank Williams y Patrick Head. Nico llegó a Mercedes en 2010. Ha logrado darle forma a una carrera de una docena de premios, 20 poles y 40 podios. Este domingo, en la misma pista en la que debutó Senna, puede ser historia