AFTEROFFICE
DEPORTES

Karl-Anthony Towns,
una estrella emergente

Anthony Towns es la figura de los Timberwolves de Minnesota,
que buscan calificarse a 'playoffs' por primera vez en esta década. Sus entrenadores aseguran que aunque aún no llega a su máximo potencial, tiene todas las condiciones para alcanzarlo.
Alain Arenas
28 noviembre 2017 22:54 Última actualización 29 noviembre 2017 5:0
basquetbol

(Especial)

Los Timberwolves de Minnesota registran 12 temporadas con récord perdedor y 13 sin calificar a la postemporada. En busca de fortalecer la franquicia, como primera selección global en el Draft de 2015 eligieron a Karl-Anthony Towns, novato de la Universidad de Kentucky, quien se convirtió en una apuesta acertada. Líder anotador (20.9 puntos por partido) en esta campaña, ha sido fundamental para que el equipo marche con récord de 12-8, su mejor arranque desde la 2005-06.

Eduardo Najri –gerente general de la Selección de basquetbol de República Dominicana– recuerda cómo conoció a Towns. Dice que se encontraba en una cancha improvisada en Nueva Jersey, en la que el jugador disputaba un partido. Describe al actual centro de Minnesota como un disparador certero de media distancia y con una presencia física imponente pese a que tenía 16 años.

“Jacqueline Cruz, la madre de Karl-Anthony, es dominicana, emigró a principios de la década de 1990 a Edison, una comunidad al norte del centro de Nueva Jersey. Es una localidad en la que viven muchos dominicanos. La Selección acostumbra hacer visorias para detectar a los hijos de estos inmigrantes y uno de ellos es Towns. Cuando vi su estatura –medía más de 2 metros– y su nivel de juego lo invité a una serie de entrenamientos de la Selección en Dominicana. Sobresalía sobre el resto de los muchachos”, cuenta Najri en entrevista para El Financiero.

Karl –su padre– es responsable de su amor por el baloncesto. Jugó las temporadas de 1984 y 1985 en la Universidad de Monmouth (Nueva Jersey). Posteriormente se convirtió en entrenador asistente de la Piscataway High School, un colegio de la región. En sus tiempos libres se enfocaba en entrenar a Karl-Anthony, según platicó en una entrevista al portal Bleacher Report en 2015. Lo forzó a pulir su control del balón y a entrenar los tiros de media distancia. Estas cualidades –sostiene Najri– son por las que todavía resalta.

El muchacho llamó la atención del mundo cuando debutó con la Selección mayor de Dominicana en 2012, con 17 años. Jugó y levantó el título en el Centrobasket de ese año, que se disputó en Puerto Rico. Seis meses después estuvo en el proceso selectivo para los Juegos Olímpicos de Londres, que incluyó un partido de preparación contra Estados Unidos en Las Vegas. Ahí enfrentó a LeBron James, James Harden y Russell Westbrook.

Dominicana y Towns perdieron el encuentro, pero su desempeño fue suficiente para que John Calipari –entrenador de la Universidad de Kentucky– le ofreciera una beca deportiva para que jugara en el colegio en la temporada 2014-2015. No dudó en aceptarla.

“Ese año lo ayudó para mejorar su juego defensivo, especialmente debajo del tablero. No es fácil triunfar en esa Universidad, debido a que es una de las mejores de ese país. Pero su entrega, disciplina e inteligencia para absorber las enseñanzas de Calipari lo convirtieron rápidamente en uno de los mejores jugadores de la NCAA”, ahonda el directivo.

La llegada de Towns tuvo un impacto visible en Minnesota. En su campaña de novato (2015-16) fue el segundo mejor anotador del equipo y la organización tuvo marca de 29-53. Consiguió 13 victorias más que el año anterior, en el que habían terminado con 16-66, la segunda peor marca de su historia. Para la temporada 2016-17 mejoró su récord a 31-51 y en la campaña actual se encuentra en segundo lugar de la División Noroeste–sólo una victoria por debajo de Portland (13-8)– y quinto en la Conferencia Oeste, en posición de clasificar a playoffs.

“Towns se encuentra en el equipo correcto y con los compañeros adecuados para convertirse en una estrella. Aún no llega a su máximo potencial, pero tiene todas las condiciones para lograrlo. La franquicia lo rodeó de jugadores talentosos como el guardia Andrew Wiggins y el movedor de balón Jimmy Butler, otras dos de las estrellas jóvenes de la NBA. Ellos pueden ayudarlo a convertirse en el mejor centro de la Liga”, sostiene Najri