AFTEROFFICE
BUENA VIDA

'Kabalah aplicada': toma el control de tu vida

Javier Wolcoff cree que "el futuro es algo que uno crea, no algo que va a ocurrir sólo porque sí”. Su sistema, dice, es una especie de manual de instrucciones de las leyes de causa y efecto en el plano metafísico.
Rosario Reyes
20 enero 2015 22:40 Última actualización 21 enero 2015 5:0
Etiquetas
Javier Wolcoff, kabalista. (Cortesía)

Javier Wolcoff, kabalista. (Cortesía)

La Kabalah es un sistema de conocimiento que enseña a recibir lo que busca y saber qué es eso que realmente busca. “Es el cuarto nivel de interpretación del Antiguo Testamento según la tradición hebrea; se conoce como sod, que quiere decir ‘secretos’”, comparte Javier Wolcoff, quien explica que este conocimiento estuvo resguardado hasta el año 1600.

“No estaba permitido enseñarlo a mujeres, niños, hombres menores de 40 años y con el tiempo todas esas restricciones fueron desapareciendo. Hoy se está popularizando algo que en realidad existe hace miles de años”.

Creador de la Kabalah Aplicada, Wolcoff impartirá una serie de conferencias en México a partir del próximo 25 de enero. No se trata de un asunto esotérico, aunque disciplinas de adivinación como el tarot utilizan herramientas kabalísticas. “Desde el punto de vista de la Kabalah no está muy bien visto, porque el futuro es algo que uno crea, no algo que va a ocurrir sólo porque sí”.

Tampoco es una filosofía de vida, agrega el empresario, quien no se autonombra maestro. “Es una especie de manual de instrucciones de las leyes de causa y efecto en el plano metafísico. Todo futuro, bueno o malo, es siempre el efecto de alguna causa de la cual la persona es responsable. Lamentablemente nos han hecho creer que tiene que ver con ser buenas personas, creer en Dios, con esforzarse y trabajar mucho, y hoy en día es fácil darse cuenta que la gente que más esfuerzo hace y más trabaja en el mundo es la que menos tiene. Sólo el dos por ciento de la población gana más de mil 500 dólares por mes y el resto es sin duda la gente que más esfuerzo hace”.

La diferencia consiste en saber crear. Los kabalistas explican que toda manifestación de la satisfacción de algún deseo se produce a través de un proceso intelectual, emocional y finalmente una acción, y que requiere el mismo proceso para la creación de la primera Macintosh que para satisfacer el hambre; para emprender un negocio o para encontrar pareja.

Hace cinco años, Wolcoff estableció en Buenos Aires la enseñanza de Kabalah Aplicada para llevarla a la acción diaria. “La forma como te levantas todos los días para ir a trabajar, para sanarte de una enfermedad, conseguir un determinado resultado que buscas en tu vida”, explica.

“Hay que entender que uno tiene un propósito, que tiene una base universal que todos tenemos sólo por ser parte de la humanidad. Lo que nosotros enseñamos es cómo abrir el intelecto a recibir pensamientos divinos, creadores. Cuando la Biblia dice que el hombre fue creado a la imagen y semejanza de Dios, se refiere a la capacidad de crear. Según la Biblia, Dios creó sólo dos personas y los otros 7 mil millones los hemos hecho todos nosotros”.

Wolcoff niega que sea un maestro. Se define como un empresario que comparte los beneficios que el uso de la Kabalah le ha brindado en sus negocios y en su vida en general. Y eligió venir a México porque “por las noticias que vemos todos los días, nos parece que ya es demasiado el tiempo que los dogmas, los partidos políticos y las religiones mantienen oprimido el deseo del pueblo, y está bueno que nos escuchen y sepan que sus vidas no dependen de quién es el presidente, o de la economía, o de que sean amigos o no del cura o del rabino. El destino depende sólo de uno mismo”.

Javier Wolcoff ofrecerá una conferencia el domingo 25 de enero a las 10:00 horas en el Teatro Hipódromo Condesa, Progreso s/n, entre Revolución y Jalisco, Tacubaya. También estará el martes 27 a las 19:00 horas en el Hotel Real Inn de Guadalajara, y del jueves 29 al domingo 1 de febrero en la Biblioteca Los Mangos de Puerto Vallarta.