AFTEROFFICE
DEPORTES

Jugador de cricket muere tras recibir pelotazo en la cabeza

El jugador australiano Phillip Hughes falleció este jueves a los 25 años luego de que hace dos días recibiera un pelotazo durante un partido. Las pelotas de cricket son más pesadas que las de beisbol.
Reuters
27 noviembre 2014 15:57 Última actualización 27 noviembre 2014 16:3
Phillip Hughes debutó en 2009. (Tomada de Twitter)

Phillip Hughes debutó en 2009. (Tomada de Twitter)

Phillip Hughes, jugador australiano de cricket, murió este jueves a los 25 años en un hospital de Sidney, dos días después de que un pelotazo durante un partido le provocara una "catastrófica" lesión que causó una hemorragia cerebral masiva.

El bateador internacional recibió un golpe en el cuello tras un lanzamiento corto durante un partido doméstico el martes, y la fuerza de la pelota le provocó una perforación de la arteria vertebral, informó el cuerpo médico del hospital St Vincent.

"La lesión en la cabeza que sufrió fue catastrófica. Se le removió parte del cráneo para aliviar la presión, pero no tuvo una mejora y desafortunadamente murió a consecuencia de la lesión", señaló Tony Grabs, director de trauma del hospital.

El jugador fue resucitado en la cancha, pero nunca recuperó la conciencia y, tras la cirugía, fue puesto en un coma inducido. La lesión, llamada hemorragia subaracnoidea, ocurre cuando una arteria se rompe, lo que lleva la sangre al área del cerebro.

El organismo que regula el deporte local, Cricket Australia (CA), confirmó que el deportista había perdido la vida, una muerte que empaña la organización para el Mundial del que el país será coanfitrión el próximo año.

"La palabra tragedia se usa con demasiada frecuencia en el deporte, pero este accidente no común es una tragedia de la vida real", dijo el presidente ejecutivo de la CA, James Sutherland.

Las pelotas de cricket son casi del mismo tamaño y forma que las de béisbol y más pesadas. Los lanzadores rápidos regularmente envían la pelota a velocidades de 140 kilómetros por hora y los lanzamientos cortos son con frecuencia usados como una táctica para intimidar a los bateadores.