AFTEROFFICE
CULTURAS

Judíos reciben en Francia obras que les fueron robadas por los nazis

"En un acto de justicia", el gobierno francés devolvió este martes a familiares de los dueños originales tres pinturas que fueron robadas por el régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Una de estas obras era codiciada por Hitler para su galería de arte.
AP
11 marzo 2014 18:28 Última actualización 11 marzo 2014 18:29
La ministra de cultura Aurelie Filippetti aseguró que ya se han devuelto 10 obras. (AP)

La ministra de cultura Aurelie Filippetti aseguró que ya se han devuelto 10 obras. (AP)

La Segunda Guerra Mundial ha sido, sin duda, uno de los episodios más terribles en la historia de la humanidad. Se calcula que entre 1939 y 1945 (sólo seis años) murieron entre 60 y 70 millones de personas. Los daños económicos son incalculables. Ciudades europeas enteras quedaron en ruinas y ni qué decir de las familias desplazadas, los heridos, los robos...

El régimen nazi no tuvo piedad por el sector judío. Uno de tantos daños (quizás el menor) que causó Adolfo Hitler fue el robo de obras de arte y demás reliquias que conservaban las familias judías, quienes fueron despojadas también de su dignidad y, en el peor de los casos, de sus vidas.

Hoy el gobierno francés devolvió a sus respectivos dueños judíos tres pinturas hurtadas por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. En una ceremonia oficial, la ministra de Cultura Aurelie Filippetti regresó las obras a los nietos y bisnietos de los propietarios originales, ya fallecidos, en lo que llamó un "acto de justicia".

Las piezas incluyen el "Paisaje montañoso" del artista flamenco Joos de Momper (1564-1635), que había sido robada para incluirla en la galería de arte que Adolfo Hitler quería construir en su natal Linz, Austria, lo cual nunca llegó a realizar.

"Es un gran día. Es un día que representa una vuelta a casa. Es un día que representa parte de la recuperación de la memoria, de la pasión de nuestro abuelo a través de sus colecciones de arte", dijo Jacqueline Domeyko, de Santiago de Chile, nieta del barón y banquero belga Cassel van Doorn, quien era el propietario del paisaje.

"Representa el esfuerzo de toda una familia por volver, por recuperar, por comprender, por trabajar, por es
tudiar", añadió.

"La Virgen y el niño", del maestro del siglo XIV Lippo Memmi, y "Retrato de una mujer", un lienzo del siglo XVIII de un artista desconocido, fueron las otras obras devueltas.

La obra maestra de Memmi, pintada sobre madera, fue robada en 1944 al banquero judío rumano Richard Soepkez, quien vivía en Cannes, en la Riviera francesa. La pintura le fue entregada hoy a su nieto Nicholas Florescu, quien viajó especialmente desde Houston, Estados Unidos.

"Es increíble lo que ha ocurrido", señaló Florescu, de 62 años, visiblemente conmovido. "Quiero decir, todos estos años, ¿cuáles eran las probabilidades? Pero el gobierno francés fue muy diligente y le debemos gratitud".

Refirió que ahora viajará a Antibes, donde aún vive su padre de 89 años, hijo de Soepkez y quien está enfermo de gravedad, para darle la noticia.

Con la devolución de estas tres obras ya son diez las pinturas que Francia ha regresado a sus dueños legítimos en menos de un año.

Al terminar la guerra, con Hitler muerto y las ciudades europeas en reconstrucción, las obras se mantuvieron "sin reclamar". De hecho, muchas de ellas acabaron en importantes museos del país, incluido el Louvre.

Muchas de las 100 mil posesiones saqueadas, robadas o incautadas entre 1940 y 1944 en Francia han sido devueltas a familias judías. El gobierno francés asegura que unas 2 mil obras de arte aún permanecen en instituciones estatales.