AFTEROFFICE
deportes

Juan Luis Barrios va por su última revancha

El corredor mexicano tuvo una fractura de hueso sacro que lo dejó fuera de los Juegos Olímpicos de Río 2016. La máxima justa del atletismo que se realizará en Londres en agosto próximo marcará la última ocasión que el fondista corra los 5 mil metros.
Alain Arenas
15 noviembre 2016 21:33 Última actualización 16 noviembre 2016 5:0
El objetivo de Juan Luis Barrios es llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en esa disciplina. (Especial)

El objetivo de Juan Luis Barrios es llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en esa disciplina. (Especial)

El medio maratón de Polonia en abril pasado, en el que obtuvo el sexto lugar, fue la última competencia que Juan Luis Barrios pudo disputar en el año. Al terminar la carrera creció una molestia que tenía en la cadera. “Era un sensación diferente a la de otras lesiones, nunca la había sentido en mi vida. Las dolencias comenzaron entre mi participación en los Juegos Panamericanos de Toronto (julio de 2015) y cuando corrí el Maratón de Nueva York (noviembre del año pasado)”, dice el fondista. Posteriormente, llamó a Héctor Aguilar, médico en la Conade, quien estaba en una competencia de marcha atlética en Europa, para que lo examinara.

Aguilar viajó hasta Varsovia, en donde se encontraba Barrios. Lo revisó y ya en México le hizo una serie de radiografías que arrojaron que tenía una fractura en el hueso sacro, ubicado en el centro de la pelvis.

“Es una lesión atípica que se presenta una en cada mil lesiones en corredores. Sólo afecta a fondistas y adultos de la tercera de la edad propensos a sufrir osteoporosis. Se presenta por el esfuerzo acumulado del atleta. Es una fractura que impide a los deportistas entrenar por completo, por el dolor que puede producir. En el caso de Juan Luis, eso fue lo que le sucedió”, explica Aguilar, quien tiene siete años como doctor de Barrios.

La fractura le impidió al atleta de 33 años participar en los Juegos Olímpicos de Río 2016, en donde competiría por última vez en la prueba de 5 mil metros. “Fue una frustración muy grande. Esperaba meterme por tercera vez consecutiva a la final olímpica y pelear por un diploma. Pero los médicos, mi entrenador y yo concluimos que podía ser peligroso para mi salud”.

Aguilar cuenta que en un principio no tenía claro cómo trataría la lesión, porque no había registros. Dice que tuvo que investigar en Internet para buscar casos anteriores. Sólo dos, uno de estos en España, que le sirvió de base para cimentar, al lado del traumatólogo Francisco Cruz, la recuperación del deportista, que incluyó terapia en una cámara hiperbárica.

“Al principio tuvo ocho semanas de reposo total para que se formara el callo óseo que sanara la fractura, luego comenzó con la fase de rehabilitación que eran estiramientos para recuperar la movilidad. Lo complicado para Juan Luis fue que no podía pasar horas sentado o parado, porque el dolor lo afectaba”, completa Aguilar.

El médico comenta que el peligro de la lesión no sólo es para los atletas de alto rendimiento, también para los corredores amateur. “Las posibilidades (de lastimarse) aumentan cuando un corredor somete a muchas horas de entrenamiento a su cuerpo. Esto produce un desgaste en el hueso sacro y, posteriormente, que se produzca una fisura y una fractura. A veces los aficionados corren más riesgo de esta lesión, porque entrenan mayor tiempo”.

Según Aguilar, la rehabilitación de estiramientos es vital para recuperar la movilidad de las piernas y también para que no se presenten coágulos.

Barrios superó satisfactoriamente esa fase de rehabilitación. “El equipo de médicos lo hizo muy bien. He vuelto a entrenar y mi objetivo es participar en los Mundiales de Atletismo del año que viene”, asegura el atleta.

LA TRANSICIÓN
La máxima justa del atletismo que se realizará en Londres en agosto próximo marcará la última ocasión que Juan Luis Barrios corra los 5 mil metros, luego de que no pudo hacerlo en Río 2016. El atleta explica que pondrá fin a un ciclo, pero no significa que se retirará del alto rendimiento. Cuando concluya la competencia, se especializará en maratón. Cuenta que su objetivo es llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en esa disciplina.

“En mi familia hubo maratonistas. Cuando era niño siempre estaba pendiente cuando se corría el Maratón de la Ciudad de México. Es algo que tenía pendiente y estoy enfocado en cumplirlo. Tuve buenos resultados en las dos ocasiones que corrí el de Nueva York (2011 y 2015; terminó en el lugar 12 en ambas ediciones). Quiero cristalizarlo en los próximos Juegos Olímpicos. Una medalla sería irreal, pero algo factible sería un diploma olímpico. Tengo que bajar mis tiempos, tengo mucho trabajo por delante”, destaca Barrios.