AFTEROFFICE
culturas

Juan Gabriel o el autor del perdón

El actor colombiano Julián Román, quien interpreta al compositor mexicano Juan Gabriel, reconoce el valor de sus canciones para la reconciliación social.
Rosario Reyes
21 marzo 2016 22:32 Última actualización 22 marzo 2016 5:0
Hasta que te conocí nació después de una larga conversación con el compositor. Román nunca tuvo contacto con él. (Cortesía)

Hasta que te conocí nació después de una larga conversación con el compositor. Román nunca tuvo contacto con él. (Cortesía)

Julián Román ha interpretado en cine y televisión a fiscales, paramilitares, guardaespaldas y guerrilleros, pero ninguno de esos personajes le había hecho reflexionar sobre el perdón (imprescindible, dice, para entender la historia contemporánea de América Latina, particularmente de su país que ha vivido en guerra los últimos sesenta años), como el de Juan Gabriel.

El actor hizo un casting con la idea de que iba a interpretar una o dos escenas de la vida del cantautor mexicano. Luego se enteró de que había audicionado para el papel protagónico de una serie biográfica de Juan Gabriel. Sintió incluso alivio por no tener que cumplir con el encargo. Semanas después le anunciaron que, en efecto, era el actor elegido para el papel. Dejó de dormir y se obligó a hacer un meticuloso trabajo de caracterización sin caer en una burda parodia.

Hasta que te conocí nació después de una larga conversación con el compositor. Román nunca tuvo contacto con él. De hecho, hasta hoy no lo ha visto. Pero los guionistas sí. Mientras éstos trabajaban en el texto, Román escuchó decenas de veces aquella entrevista. Descubrió entonces que las composiciones de Juan Gabriel se escribieron desde el perdón, esa actitud que tanto se exigen los colombianos en su largo proceso de pacificación.

“Creo que es un alma evolucionada, porque para él hubiera sido muy fácil quedarse en alguna de sus muchas tragedias. Estuvo en la cárcel, su madre lo abandonó y lo que hizo fue concentrar ese sufrimiento y volverlo arte. Llevó ese amor a mucha gente. Realmente es un ser maravilloso, que está un poco más allá de lo terrenal. Su capacidad de perdonar y seguir adelante fue ejemplar.Esa cualidad falta a muchos seres humanos”.

Román lamenta que en Colombia el perdón esté lejos de llegar. “En el fondo entiendo, ¿cómo pides a una persona que perdone cuando ha sufrido muchos años de guerra?”.

JUAN GABRIEL POR JUAN GABRIEL
Involucrado en la producción de la serie sobre su vida, el compositor dio el aval para que su protagonista fuera Román. Originalmente insistía en que lo interpretara un actor mexicano.

Además de repasar la plática original con Juan Gabriel, el actor escuchaba insistentemente las 18 canciones que aparecen en la serie. Se hizo aún más devoto seguidor del mexicano y conoció detalles de su verdadera personalidad, a la que califica de un tanto introvertida y la contrasta con su genialidad a la hora de estar en el escenario.

Hasta que te conocí se estrena el 18 de abril en América Latina por el canal TNT. Es una producción de Disney Media Distribution Latin America, Somos Productions, y el propio Juan Gabriel, con BTF Media como casa productora. Se transmitirá posteriormente por Azteca, en México, y Telemundo, en Estados Unidos.

La serie cuenta la historia de Alberto Aguilera, un niño abandonado que llegó a convertirse en ídolo musical y consagrarse en el recinto más alto de la cultura mexicana, el Palacio de Bellas Artes, en donde ofreció una serie memorable de conciertos. Al respecto, Julián Román destaca el amor que Juan Gabriel ha compartido durante 45 años de trayectoria artística. “Por más dolorosas que sean sus canciones, siempre hay un dejo de amor, es una forma de transformar el dolor y devolverlo en canciones que, él mismo lo dice, no le pertenecen, son de la gente, lo cual también es un gesto de generosidad”, afirma.

Los contrastes de su personalidad, aventura el actor, son resultado de una vida trágica y una carrera exitosa. “Él siempre habla de su necesidad de cantar, de expresarse, de moverse. Cuando él estuvo en el reformatorio siendo muy pequeño, encontró en la escritura una forma de enfrentar ese confinamiento: escribir y moverse”.

HISTORIAS NECESARIAS
Protagonista de la cinta sobre los falsos positivos (la cuota de presos que debe cumplir la policía), La semilla del silencio, que entró a su cuarta semana en cartelera en Colombia y se perfila como un éxito de taquilla en su país, Julián Román reconoce que al arte le toca contar estas crudas historias.

Acepta que en los últimos años (sobre todo en la televisión), los héroes de la ficción son “los malos”, delincuentes cuyas hazañas en contra de la ley son material muy atractivo para la pantalla, en una fórmula que, inevitablemente, se está agotando. El hartazgo que se enfrenta en la realidad, se manifiesta también como espectadores.

“Tengo claro que la televisión en el mundo es un negocio y lo que da rating son estas historias. Yo he tenido la oportunidad de trabajar en producciones de este corte, pero es como lo que trae la industria. Es muy difícil, porque me encuentro con gente en la calle que admira a estos personajes, los que consideramos los malos del paseo”, asegura.

Sin embargo, concluye, “nosotros somos los que tenemos que contar estas historias, porque viene Hollywood y nos van a maquillar, van a contar su versión. Nosotros no sólo conocemos esto, lo vivimos, Colombia en el narcotráfico durísimo de los 80 y los 90, México actualmente. Y si nosotros mismos que sabemos nuestras historias no las contamos, ¿entonces quién?”.

JULIÁN ROMÁN (EL FAN EN LA ENTRAÑA)
es originario de Bogotá. Hijo del también actor, Edgardo Román, debutó a los 10 años de edad en la cinta Técnicas de duelo, de Sergio Cabrera. Ha actuado en cintas como Golpe de estadio, El trato, Retratos de un mar de mentiras, Lady, la vendedora de rosas y La semilla del silencio, así como en exitosas producciones de TV: El hijo de Nadia, Corazones blindados, Los Tres Caínes y La viuda negra, entre otras, además de conducir el programa de concursos Escape perfecto. Ha participado en obras de teatro como Yerma, Crónica de una muerte anunciada, Mercado de sueños, Hienas chacales y otros mamíferos carnívoros y La fiesta del chivo