AFTEROFFICE
ENTREVISTA
Ramón Vargas, director de la Ópera de Bellas Artes (OBA)

Juan Gabriel es digno de ser cantado

El tenor mexicano Ramón Vargas divide su vida en el canto y la dirección de la Ópera de Bellas Artes. Fuera del ámbito, escucha jazz y canciones de Juan Gabriel, a las que considera "dignas" y "bellísimas".
María Eugenia Sevilla
08 mayo 2014 22:31 Última actualización 09 mayo 2014 5:0
Ramón Vargas, director artístico de la Ópera de Bellas Artes (OBA).

Ramón Vargas, director artístico de la Ópera de Bellas Artes (OBA).

A un año de haber tomado posesión como director artístico de la Ópera de Bellas Artes (OBA), el tenor mexicano Ramón Vargas divide sus días entre teatros y aviones para cumplir con el cargo y con una agenda artística en Europa y Estados Unidos, comprometida años antes de iniciar su gestión, que esta noche materializa uno de sus propósitos: llevar producciones fuera del Palacio de Bellas Artes, con el estreno de Turandot en el Auditorio Nacional.

Radica en Viena, a miles de kilómetros de las oficinas del INBA, donde su presencia es reclamada y donde, asegura, el año que entra pasará más tiempo. Ahora está en Dresden, para ensayar Simon Boccanegra, de Verdi, tras debutar el protagónico de Ernani, del mismo autor, en Montecarlo.

___Ha pasado un año de gestión frente a la OBA. ¿Cuáles han sido los aciertos?

___Aciertos ha habido algunos importantes: haber hecho las audiciones nacionales, tenemos ya un banco de datos que vamos a publicar probablemente desde la página del INBA. Me comprometí a elevar la calidad de la ópera en el Palacio de Bellas Artes, con los estados empezamos a tener los primeros resultados: Rigoletto en coproducción con el Teatro del Bicentenario de León, se presentó también en Torreón; y Atzimba coproducida con Durango, se presentó en Morelos y en el Palacio. El estudio de Ópera de Bellas Artes acaba de dar una presentación.

___¿Los errores?

___He tenido algunos errores de cálculo, más por entusiasmo que por otra cosa; pero tengo que decir en mi defensa y de mi equipo, que no tuvimos ningún periodo de preparación para tomar esta posición; nadie lo tiene en ningún teatro del mundo, más que los más importantes: cuando se fue Joseph Volpe del Metropolitan, Peter Gelb ya tenía un año y medio con su oficina trabajando ahí, y ahora que se va Lissner de la Scala, el nuevo equipo tiene trabajando un año.

___Hemos visto un número similar de funciones y de títulos que en otros años. ¿Por qué?

___No podemos hacer las óperas y las funciones como quisiéramos porque el espacio está saturado. Este es el problema más grave. Se necesitaría tener un director artístico del teatro -no un gestor- que pueda balancear lo que se presenta. Lo veo muy complicado, pero sería una solución.

___¿Ha sido pretencioso llamar a esta etapa, la “nueva ópera’ de Bellas Artes?

___Creo que tal vez fue ingenuo.

___¿Qué le respondería a quienes critican que se haya autoprogramado en La Bohème?

___Que no es la primera vez. Los directores de orquesta también se autoprograman; y ahora en Montecarlo, el director de la ópera, Jean Louis-Grinda, dirigía escena. Plácido Domingo es director de la Ópera de Los Ángeles y se programaba, y la gente no se podía sentir más que contenta. Mis capacidades artísticas están demostradas a nivel internacional, no vengo para robarle el trabajo a nadie sino a entregar parte de mi experiencia.

___Con Ernani, ¿cómo se siente al abordar una obra más en el reportorio fuerte verdiano?

___Al principio pensé que, como dicen los italianos, había dado el paso más largo que la pierna, pero me sentí muy cómodo. Mi voz ya está en madurez y está tomando un camino hacia las óperas más centrales, ya no interpreto obras como La Cenerentola, que la veo ya como una posibilidad remota. Quiero hacer I masnadieri. Este repertorio del primer Verdi me queda muy bien porque estaba muy ligado todavía al belcanto.

___¿Qué planes hay en el Met?

Regreso la temporada que entra con La Bohème y Mefistofele, de Boito. Es un teatro en el que tengo más de 220 funciones, llevo 22 años cantando ahí ininterrumpidamente.

__¿Y para el año próximo?

Quiero estar más en México, estoy acomodando mi agenda para estar más presente en el teatro. Es verdad que no estoy en el escritorio, pero estoy muy pendiente, dedicándole tiempo y trabajando mucho. Y viajando, No entiendo cómo pretenden que los directores artísticos no se muevan; yo me los encuentro en todos lados, escuchando cantantes, viendo producciones, empapándose.

__Y fuera del ámbito clásico, ¿qué escucha?

__Me gusta mucho el jazz, el fado. En lo popular, en México Armando Manzanero es un clásico, y estamos celebrando los 40 años de Juan Gabriel, que ha sido un compositor muy importante; escribió canciones bellísimas con las que todo México se identificó. No he cantado sus canciones, pero son dignas.