AFTEROFFICE
CULTURAS

José Luis Díaz Gómez, nuevo miembro de la AML

El científico José Luis Díaz Gómez ingresó esta noche a la Academia Mexicana de la Lengua (AML) para ocupar la silla VI y contribuir así al conocimiento mexicano. 
Redacción
12 junio 2014 21:10 Última actualización 12 junio 2014 21:14
José Luis Díaz Gómez ocupa a partir de hoy la silla VI de la AML. (Cortesía)

José Luis Díaz Gómez ocupa a partir de hoy la silla VI de la AML. (Cortesía)

Autor de alrededor de ocho libros y 146 artículos publicados, José Luis Díaz Gómez nunca imaginó ser miembro de la Academia Mexicana de la Lengua (AML), pero esta noche ya lo hizo para ocupar la silla VI, que antes tuvo el escritor veracruzano Miguel Capistrán (1939-2012).

En declaraciones al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), José Luis Díaz Gómez comentó que su candidatura fue propuesta por Ruy Pérez Tamayo, su profesor en Patología en 1962, con quien comparte una relación cercana y quien además, responderá su discurso de bienvenida.

“Realmente nunca pensé que podía ser candidato a la Academia Mexicana de la Lengua, porque no tengo la trayectoria, ni la especialidad que usualmente tienen las personas que están en ese órgano, sólo somos tres científicos, de treinta y tantas sillas”, declaró el también investigador.

Junto con Ruy Pérez Tamayo y Julieta Fierro, en la Academia Mexicana de la Lengua tendrá la encomienda de revisar cuestiones especiales en el campo de la ciencia, como la dictaminación de los libros de texto de primaria en materias como Biología.

“Me ha causado muy buena impresión que la Academia tenga la idea de que debe haber científicos en ella, y también con un perfil especial, me he preocupado por publicar libros en castellano, no sólo de divulgación, sino ensayo, de reflexión y demás, de las materias que me interesan”, dijo Díaz Gómez.

El científico compartió que su labor al interior de la Academia ya comenzó, pues ya llevó a discusión a las sesiones de Palabras, el término “flotel”, que define a los hoteles flotantes de Pemex en las plataformas petroleras, el cual podría ser incorporado al Diccionario de Mexicanismos en la próxima edición.

Díaz Gómez consideró que lo más interesante de la Academia Mexicana de la Lengua es que funciona como un órgano colegiado, donde “los problemas que surgen son tratados entre todos, son muchas cabezas muy diversas las que piensan, eso es muy interesante".

“Escritores de la talla de Eduardo Lizalde y Vicente Leñero o de las ciencias sociales como Miguel León Portilla o Roger Bartra, gente muy destacada que al suceder algún problema, dan visiones muy diversas y las acciones se toman en consenso o sea, es un cuerpo colegiado multidisciplinario y democrático”, mencionó.

En la ceremonia de ingreso, Díaz Gómez leyó esta noche su discurso titulado “La naturaleza de la lengua”, en la que aborda, desde el punto de vista de las ciencias naturales, cuáles son las bases evolutivas, conductuales y cerebrales del lenguaje.


Con información de Notimex