AFTEROFFICE
buena vida

Jonrón con sabor…

Evan Longoria, tres veces elegido para el Juego de Estrellas de las Grandes Ligas, y quien se desempeña como tercera base de las Mantarrayas de Tampa Bay desde 2008, también es un chef aficionado.
Bloomberg
16 mayo 2016 22:11 Última actualización 17 mayo 2016 5:0
Un as en las Grandes Ligas y en la Cocina. (Especial)

Un as en las Grandes Ligas y en la Cocina. (Especial)

El tres veces elegido para el Juego de Estrellas de las Grandes Ligas, Evan Longoria, quien se desempeña como tercera base de las Mantarrayas de Tampa Bay desde 2008, también es un chef aficionado.

Prepara cuatro cenas familiares a la semana en la temporada baja, es copropietario de un restaurante en Tampa, Ducky, y pasó la víspera de Año Nuevo trabajando en la estación de freído del N9NE Steakhouse en Las Vegas. Aquí le presentamos sus cuatro mejores consejos para la cocina.

1.- Todo lo que necesitas para sazonar un filete es sal y pimienta. Calienta una sartén a temperatura alta durante al menos cinco minutos, luego cocina la carne, tres minutos por cada lado. Termina de cocerla en un horno a 190 grados centígrados cinco minutos más. Necesitarás tener un buen sistema de ventilación, ya que crearás una gran cantidad de humo. Por lo general, yo apago la alarma de humo.

2.- Sólo requieres de una buena sartén de 10 o 12 pulgadas; yo tengo una de la marca Scanpan en Florida y otra de Calphalon en mi casa en Arizona. También es necesario un bote de hierro fundido revestido, de 10 o 12 litros de capacidad; yo utilizo un Le Creuset, que es un poco caro, pero el hierro fundido es el camino a seguir.

3.- Cuando se hace un asado, lo más importante es dorar la carne en la sartén primero. Luego hay que retirarla y hacer una salsa en dos pasos con lo que quedó dentro: eche las cebollas, deje que se aclaren
y empiecen a sudar –eso hará que se suelten los restos en el fondo de la cacerola. Posteriormente añada el líquido, por lo general, caldo de pollo o vino.

4.- Siempre calienta una sartén durante al menos un par de minutos antes de poner el aceite, lo que hará que la superficie se haga menos porosa conforme sube la temperatura, por lo que el aceite se quedará en la superficie -y en la comida- en vez de hundirse.