AFTEROFFICE
DEPORTES

Jinete mexicano buscará hacer historia con la "Triple Corona"

El jinete mexicano Víctor Espinoza y su potro California Chrome han conformado un binomio increíble que podría hacer historia este sábado cuando luchen por llevarse la "Triple Corona".
Domingo Aguilar
05 junio 2014 22:2 Última actualización 06 junio 2014 5:0
Víctor Espinoza y su caballo California Chrome. (AP)

Víctor Espinoza y su caballo California Chrome. (AP)

El jockey mexicano Víctor Espinoza y el potro California Chrome han conformado un binomio ganador que mañana puede grabar su desempeño con letras doradas en la historia de las carreras de caballos.

El dúo participará en la pista de Belmont Stakes, en Nueva York, última fecha de las que integran la Triple Corona, máxima competencia del hipismo estadounidense que consiste en llevarse las tres carreras más importantes del año.

Inicia con el Derby de Kentucky el primer sábado de mayo, sigue con el Preakness Stakes, en Baltimore, el tercer sábado del mismo mes y termina mañana en La Gran Manzana. Sólo 11 jienetes han conseguido la hazaña, y el último fue Steve Cauthern en lomos de Affirmed. Espinoza ya sabe lo que significa estar a punto de lograr la proeza, pues en 2002, junto con War Emblem, obtuvo los dos primeros triunfos.

Para figurar en estas instancias, el jinete hidalguense tuvo que abandonar México después de conseguir dinero en el Hipódromo de las Américas, pista sobre la que compite actualmente el panameño Edwin González, quien llegó al país para ganarse la vida sobre la montura.

“Yo gano por carreras, no por días. Es como un boxeador; uno saca el 10 o 20 por ciento, depende del programa y de lo acordado con los dueños. Por ejemplo, en los Clásicos, el primer lugar se lleva el 50 por ciento del premio, el segundo 30, el tercero se lleva el 10, el cuarto el 5 y el quinto otra parte. Es una división de porcentajes que se reparte entre dueño, entrenador y jinete”, comenta González.

El centroamericano, que mide 1.55 metros y pesa 46 kilos, explicó que no existe una estatura límite para competir sobre el caballo, pero sí un peso que no deben exceder para beneficiar el desplazamiento del potro.
En la pista de Belmont Stakes el límite es de 57 kilos y en el Handicap de las Américas, competencia más importante del país, el promedio de los ganadores, tras 69 ediciones, ha sido de 53.05 kilos.

Un jockey entrena diario y principalmente debe fortalecer tanto piernas como brazos, además de pulir las habilidades de monta, pero no siempre dirige al mismo animal.

“Cuando es carrera especial, como el Clásico de las Américas, ya uno sabe qué caballo tendrá y puede darle entrenamiento. Sin embargo, en carreras menos importantes, el caballo lo pone el entrenador o el dueño”, relata el jinete centroamericano.

“Nosotros tenemos representantes, son agentes de monta. Él ve la agenda de los caballos cuando sale, el libro de condiciones y platica con el entrenador para ver si puedo o no montarlo. Luego me avisan a mí y decidimos si se jinetea o no, pero al final es decisión mía”.