AFTEROFFICE
reflector

Jimmy Kimmel repetirá como anfitrión del Oscar

Por segundo año consecutivo, Jimmy Kimmel será el presentador de la entrega de los premios Oscar que celebrará su 90 aniversario el próximo 4 de marzo de 2018, informó la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas de Hollywood.
Agencias
16 mayo 2017 15:17 Última actualización 16 mayo 2017 15:24
Kimmel es presentador del programa 'Jimmy Kimmel live', que tienen 15 años de historia en la TV de EU. (AP)

Kimmel es presentador del programa 'Jimmy Kimmel live', que tienen 15 años de historia en la TV de EU. (AP)

LOS ÁNGELES.- El humorista estadounidense Jimmy Kimmel volverá a estar al frente de la ceremonia del Oscar en 2018, informaron este martes los organizadores, luego de que manejara ingeniosamente este año el mayor error en la historia de los premios.

Kimmel debutó como anfitrión este año, en el que una vergonzosa equivocación llevó a que los presentadores Warren Beatty y Faye Dunaway recibieran el sobre equivocado y leyeran que el musical La La Land era el ganador como mejor película, el mayor premio de la noche. Pero el verdadero ganador, anunciado minutos después, fue Moonlight.

Kimmel, anfitrión del programa nocturno Jimmy Kimmel Live! en ABC, el mismo canal que emite la ceremonia del Oscar cada año, dijo el martes en un comunicado que estar al frente de los premios "era un momento destacado de mi carrera".

"Si piensan que le erramos en el final este año, ¡esperen a ver lo que hemos planeado para la ceremonia del 90 aniversario!", añadió Kimmel. El comediante había agradecido en Twitter a la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, que organiza los premios, "asumiendo que abrí el sobre correcto".

Michael De Luca y Jennifer Todd también volverán como los productores de la ceremonia, que se realizará el 4 de marzo de 2018 en el Teatro Dolby de Hollywood.

En medio del caos durante el anuncio de mejor película visto por millones de personas este año, Kimmel rápidamente corrió al escenario y le dio una dosis de humor al momento al decirle a Beatty, "Warren ¿que hiciste?".

Añadió "la buena noticia es que vimos algunos discursos extra. Yo sabía que iba a fastidiar el espectáculo".

Kimmel y la ceremonia recibieron críticas mayormente positivas, pero los premios de este año tuvieron el índice de audiencia más bajo desde el 2008 en Estados Unidos, con 32.9 millones de telespectadores, pese a su infartante final.