AFTEROFFICE
deportes

Jimmy Butler, de las calles a la NBA

El nombre de Jimmy Butler en internet era imposible encontrarlo hace cinco años. Pero la vida da muchas vueltas y hoy su apellido hace eco en todos lados. Si Google mide la fama de las personas, el jugador de los Toros de Chicago es una estrella.
Eduardo Bautista
19 enero 2016 22:11 Última actualización 20 enero 2016 5:0
Trayectoria en ascenso. El jugador de 26 años se convierte en el líder de los Toros de Chicago. (AP)

Trayectoria en ascenso. El jugador de 26 años se convierte en el líder de los Toros de Chicago. (AP)

Hace cinco años era imposible hallar el nombre de Jimmy Butler en Internet. Pero la vida da muchas vueltas y hoy su apellido hace eco en todos lados. Si Google mide la fama de las personas, Butler es una estrella. Imágenes comparándolo con Michael Jordan, artículos elogiosos, perfiles en Wikipedia... Hay suficiente material sobre el mejor jugador de Chicago en la primera mitad de la temporada actual.

Con todo esto resulta difícil imaginar que este hombre vivió una niñez tormentosa: fue abandonado por su padre a los pocos días de haber nacido y su madre lo corrió de la casa a los 13 años. “No me gusta tu facha. Será mejor que te vayas de esta casa”, le dijo la mujer. Sí, la historia suena a película de Hollywood, pero es más real que la buena racha de los Toros en lo que va de la temporada.

Esta noche Chicago recibirá a los imparables Guerreros de Golden State en el United Center. Sin duda, uno de los duelos más esperados del año. Sin embargo, los reflectores no apuntarán hacia los actuales campeones de la NBA, sino hacia Butler, el alero de 26 años que amenaza con convertirse en el nuevo líder de una franquicia que no gana un anillo de campeón desde hace 18 años, cuando Su Majestad era el ídolo de las duelas.

PERFIL
Fecha y lugar de nacimiento: 14 de septiembre de 1989, Houston, Texas
Estatura: 2.01 metros
Peso: 99.8 kilogramos
Posición: Alero
Perfil: Derecho
Universidad: Marquette
Draft: 2011, selección 30 global
Debut NBA: 1 de enero de 2012

Hoy muchos aficionados de Chicago añoran aquellos tiempos de gloria. Y lo hacen porque Butler les recuerda a Jordan. Lo extraño es que él se niega a ser el portento del equipo; incluso pidió a los medios de comunicación evitar las comparaciones con cualquier otro basquetbolista. Pero de poco le sirvió su petición. El 2 de enero pasado anotó 40 puntos contra los Raptors de Toronto en la segunda mitad del encuentro, uno más que Jordan en un partido contra Milwaukee en 1988. Sin quererlo, Jimmy había roto el récord del considerado mejor jugador en la historia de la NBA.


Jordan conquistó Chicago por más de una década, pero su historia de vida nunca fue tan impactante como la de Butler. ¿Qué probabilidades tiene un chico pobre y huérfano de Tomball, Texas, de convertirse en una estrella de la liga de basquetbol estadounidense? Por ello el deporte ha sido desde siempre el domicilio de las hazañas.

Tomball es una de las ciudades más peligrosas del sur de Estados Unidos. Alrededor del 5 por ciento de la población no tiene trabajo y el promedio de criminalidad es de 51 sobre 100. Es decir, si se vive aquí, hay un 50 por ciento de probabilidad de ser asaltado. En ese ambiente creció Butler. El basquetbol quizás lo salvó de convertirse en un criminal.

Hace poco confesó en una entrevista con ESPN que cuando su madre lo corrió de casa durmió algunas noches en la calle. Su único divertimento, dijo, era jugar basquetbol. La cancha se volvió su mundo. Fue ahí donde conoció a Jordan Leslie, un joven de su misma edad cuya familia lo adoptó como un hijo más. Gracias a ellos pudo estudiar en la Universidad de Marquette y un cazatalentos lo llamó en 2011 para jugar con los Toros.

En aquel año Butler dijo: “Siempre han dudado de mí: mi madre, mis maestros, mis compañeros en el colegio. Pero a mí me han enseñado que todo es posible, y lo que más me motiva ahora es que alguien dude de mí”. Hoy sus palabras se hacen realidad. Y su fortuna ya alcanza los 95 millones de dólares.