AFTEROFFICE
deportes

Jersey perdido de Brady podría venderse en 500 mil dólares

Tom Brady cree que su jersey de Super Bowl ha sido robado. Si alguna vez se vendiera de forma legítima, la camiseta blanca con el número 12 podría obtener hasta medio millón de dólares, dijo Ken Goldin, el fundador de Goldin Auctions.
Bloomberg
06 febrero 2017 14:34 Última actualización 06 febrero 2017 15:2
Brady le dijo al dueño del equipo, Robert Kraft, que "alguien robó mi jersey del juego". (AP)

Brady le dijo al dueño del equipo, Robert Kraft, que "alguien robó mi jersey del juego". (AP)

La camiseta del Super Bowl de Tom Brady ha desaparecido y podría valer medio millón de dólares. Luego de llevar a Nueva Inglaterra a una victoria en tiempo adicional en el campeonato de la Liga Nacional de Futbol de los Estados Unidos (NFL por la sigla en inglés), el domingo, Brady informó que su camiseta con el Nº 12 había desaparecido.

La camiseta blanca tiene un valor sentimental para Brady, pero si alguna vez se la sacara al mercado de forma legítima podría obtener unos 500 mil dólares, dijo Ken Goldin, el fundador de Goldin Auctions en Nueva Jersey. “Es el jugador más popular y coleccionable de la historia”, dijo Goldin. Las ofertas partirían, dijo, de los 300 mil. “Es probable que siga a Michael Jordan entre los atletas de los últimos 40 años”.

Brady, el Jugador Más Valioso (MVP) del Super Bowl, cobró el año pasado 44.1 millones de dólares entre salario y auspicios, según Forbes, lo cual lo convierte en el 15º atleta mejor pagado. Admitió la falta de su camiseta el lunes en una conferencia de prensa luego de recibir el premio MVP.

“Me resultan muy especiales, pero, ¿qué puede hacerse?” dijo Brady. “Tendré el anillo. Eso me basta”. Brady ocupó el cuarto lugar en la lista de ventas de réplicas de camisetas en la temporada anterior después de un trío de novatos: Ezekiel Elliott y Dak Prescott, de los Cowboys, y Carson Wentz de las Águilas.

La victoria 34 a 28 de Nueva Inglaterra sobre los Halcones de Atlanta dio a Brady su quinto título del Super Bowl, un récord entre los mariscales de campo. Brady no pudo encontrar su camiseta en los vestuarios después del partido y le dijo al dueño del equipo, Bob Kraft, que la habían robado.