AFTEROFFICE
culturas

JazzMx le sube el volumen a la escena

Engrandecer el escenario del jazz es una tarea que están tomando en sus manos los músicos en México. "Buscamos que la comunidad entera se empodere", dice el baterista Hernán Hecht, uno de los fundadores de JazzMx, que realiza su primer festival.
Rosario Reyes
01 septiembre 2016 21:23 Última actualización 02 septiembre 2016 5:0
Cartel. Se presentan los cuartetos de Pablo Aispuro y X-Pression; J.I.G.E.N. y el trío de Abraham Barrera. (Especial)

Cartel. Se presentan los cuartetos de Pablo Aispuro y X-Pression; J.I.G.E.N. y el trío de Abraham Barrera. (Especial)

Engrandecer el escenario del jazz es una tarea que están tomando en sus manos los músicos en México. “Buscamos que la comunidad entera se empodere”, dice el baterista Hernán Hecht, uno de los fundadores de JazzMx, que realiza hoy su primer festival en el Teatro de la Ciudad.

“Es el primero en un teatro, pero todos los meses hemos dado conciertos, clínicas, charlas y jam sessions. Era momento de ir a un siguiente nivel”, advierte el músico de origen argentino, quien colabora en más de 10 proyectos de fusión, jazz y pop en el país, entre ellos el cuarteto X-Pression Quartet, con el que se presentará en Una noche con JazzMx, a partir de las 20:30 horas. El programa incluye al Juan Pablo Aispuro Quartet, J.I.G.E.N Quinteto, liderado por el baterista Jorge Fernández, y el trío Identidad musical, del pianista Abraham Barrera.

JazzMx involucra a los músicos en trabajos de producción, difusión y perfeccionamiento, para que se hagan responsables de su avance, explica el baterista. “Queremos que haya mejores oportunidades, sepan venderse mejor, negociar sus conciertos...”.

Se trata de cambiar el esquema de trabajo de los artistas. “Hay a quienes no les gusta involucrarse en la producción, la difusión o en otras áreas y lo entiendo, pero considerando que hay un hueco a nivel producción en la escena nacional, que no tiene empuje, los productores no confían en el talento para proyectarlo, no podemos quedarnos sin hacer nada”, argumenta Hecht.