AFTEROFFICE
deportes

Jason Day, de una infancia dura a número 1 del golf

Así como superó una infancia complicada, el número 1 del golf buscará ganar el Masters de Augusta por primera vez. El australiano se convirtió en el número uno de la PGA (Asociación Profesional de Golfistas). Hoy enfrentará uno de los cuatro majors.
Alain Arenas
06 abril 2016 22:44 Última actualización 07 abril 2016 5:0
El año pasado Day ganó cinco torneos del PGA Tour, incluido el PGA Championship (otro de los cuatro majors del año). (AP)

El año pasado Day ganó cinco torneos del PGA Tour, incluido el PGA Championship (otro de los cuatro majors del año). (AP)

Cuando Jason Day cumplió 6 años comenzó a practicar golf, y a los 11, según publica la revista Golf Magazine, entrenaba en un campo público con su padre, Alvin. Una ocasión, el niño consiguió un mal puntaje, situación que le causó molestia a su papá. Subieron al auto, avanzaron unos metros en la carretera y después se orillaron. Acto seguido, Alvin comenzó a golpear con los puños cerrados al muchacho, dejándole moretones en todo el cuerpo.

El hombre era alcohólico. Meses después de la golpiza murió por cáncer estomacal. Tras la muerte, escribió la publicación, Jason comenzó a pelear en las calles y a consumir grandes cantidades de alcohol. Su madre, Dening, decidió inscribirlo en The Kooralbyn International School, una escuela de golf. Al joven le agradó el colegio y no se separó más del deporte. Dieciséis años después, el australiano se convirtió en el número uno de la PGA (Asociación Profesional de Golfistas, por sus siglas en inglés). Hoy enfrentará el Masters de Augusta, uno de los cuatro majors.

“A Jason Day le veo muchas posibilidades de ganar por la racha que trae desde 2015. Las condiciones también se juntan, aunque en el Masters de Augusta siempre se dan muchas sorpresas. Es difícil prever quien lo ganará. Por ejemplo, nadie esperaba que Bubba Watson lo hiciera en 2014, o que Rory Mcllroy no lo haya logrado cuando mejor nivel tenía”, expresa Federico Valdez, director general de la Federación Mexicana de Golf.

El año pasado Day ganó cinco torneos del PGA Tour, incluido el PGA Championship (otro de los cuatro majors del año). Se posicionó 11 veces en el Top 10 y pasó 18 cortes en 20 eventos disputados. El jugador de 27 años ganó nueve millones 403 mil 303 dólares, la mayor cifra de su carrera.

De 2006 (fecha en la que debutó en el circuito profesional) al 2014, Day no figuraba en los primeros planos del golf. El australiano sólo ganó dos torneos y no había estado en el Top 10 del ranking.

“El campo (de Augusta) es muy difícil. Hay jugadores que lo disfrutan, pero también hay muchos que lo sufren. Me gustaría que Day lo ganara por todo lo que ha tenido que sufrir durante su vida. Él representa la esencia de saberse levantar y de que la vida te da segundas oportunidades”, añade Valdez.

En 2013, la abuela de Day y seis de sus primos se encontraron entre los 6 mil 300 muertos de un tifón que azotó Filipinas. Pese a los fallecimientos, el golfista decidió jugar semanas después la Copa del Mundo. Ganó el título en la modalidad individual y ayudó al equipo australiano a llevarse el campeonato.

El Masters de Augusta es uno de los tres majors que Day nunca ha ganado. Esteban Galván, periodista especializado en golf, opina que de lograrlo, sería la mayor victoria de su carrera, debido a que éste es el torneo más prestigioso del circuito de la PGA.

LOS LUJOS DEL CERTAMEN
Cuando un golfista gana el Masters de Augusta tiene derecho a un pase automático para jugar este torneo los próximos cinco años, al igual que los otros majors (US Open, The Open Championship y PGA Championship). Permite que el vencedor use, en cualquier momento, el campo del Augusta National Golf Club, además de que obtiene el derecho de portar la chaqueta verde, distintivo que usan los campeones del torneo y socios del trazo.

“El club es muy elitista. Es exclusivo, apenas en 2012 permitieron por primera vez hacer socias a las mujeres: Condoleezza Rice (ex secretaria de Estado de Estados Unidos) y Darla Moore (empresaria). Es un torneo que tiene mitos que se han comprobado. Después de retirarse, los jugadores que más ocasiones lo ganaron seguían disputándolo: Jack Nicklaus (6) Arnold Palmer (5), y Gary Player (3) iban cada año. Es uno de los eventos deportivos más difíciles para ingresar como aficionado; las entradas se acaban meses antes de que se dispute el torneo”, comenta Valdez.

De acuerdo a Bloomberg, se estima que el club perciba 47.5 millones de dólares en souvenirs, más lo que puedan recaudar en el Berckmans Place (un centro hotelero dentro del club) que renta sus habitaciones por 6 mil dólares en la semana del Masters.