AFTEROFFICE
deportes

Jaque entre jeques…

Manchester City y Paris Saint-Germain tienen modelos financieros parecidos, pero ninguno ha ganado la Champions League. El éxito de ambos clubes se queda limitado a nivel local, pero esta tarde, un jeque dará mate al otro en Manchester.
El Manchester City recibe hoy al PSG en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Champions League. (Especial)

El Manchester City recibe hoy al PSG en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Champions League. (Especial)

Era el 30 de agosto de 2008 y el Manchester City goleó 3-0 al Sunderland en calidad de visitante. Ni la paseada, según publicó The Guardian, calmaba el enojo de los aficionados de los citizens, quienes llevaban varios días con la noticia de que el tailandés Thaksin Shinawatra, dueño del equipo, tenía problemas legales por infringir los derechos humanos en su país y que derivaría en una crisis para la escuadra. Dos días después, los fanáticos amanecieron con la noticia de que el City había sido vendido al jeque Manser Bin Zayed Al-Nahyad.

Al-Nahyad es medio hermano de Jalifa bin Zayed Al Nahayan, presidente de Emiratos Árabes Unidos. Es el propietario de Virgin Galactic (consorcio dedicado a la construcción de cohetes espaciales) y de Sky News Arabia Saudita. También es miembro de la sociedad internacional del petróleo. A poco menos de ocho años de tomar control del cuadro, el jeque, según cifras de Tranfermarkt, ha gastado mil 100 millones de euros en fichajes pero no ha podido ganar la Champions League.

Una historia similar es la del Paris Saint Germain. En junio del 2011, Nasser Ghanem Al-Khelaifi adquirió al club parisino. Es primo del príncipe de Qatar, dueño de la cadena de medios Al Jazeera, presidente de la federación de tenis de su país y es considerado como el décimosexto árabe más rico del mundo, según la revista Gulf Bussiness. A partir de que el jeque adquirió al equipo, éste ha gastado, según el mismo portal, 533 millones de euros y tampoco ha podido ganar la Orejona.

“Al Khelaifi quiere convertir su proyecto multimillonario en una obra que alce a su equipo con el mayor título continental, pero año tras año ha visto como su equipo quedaba eliminado y no podía ni alcanzar las semifinales. Desde la llegada del jeque, el club parisino recibió una inyección de 200 millones de euros procedentes del gobierno de Qatar en forma de patrocinio turístico y ni así han podido, por lo menos, llegar a la final de la Champions”, escribió Mundo Deportivo en agosto del año pasado.

El éxito de ambos clubes se queda limitado a nivel local. En los ocho años que lleva como dueño del Manchester City, el jeque Al-Nahyad ha ganado seis campeonatos (dos Premier League, dos Copas de la Liga, una Copas FA y una Community Shield); el PSG ha sumado 14 bajo los cinco años de propiedad de Al Khelaifi (cuatro Ligue One, cuatro Copas de Francia, tres Copas de la Liga y tres Supercopas francesas).

En noviembre del 2014, Christopher Davidson, profesor en Medio Oriente de la Universidad de Durham, explicó a la BBC que además de cuestiones económicas, los jeques compran equipos de futbol para expandir sus negocios a países de Occidente por medio de la publicidad que estos porten en sus camisetas.

“El deporte y especialmente el futbol son una manera de permitir a estos jeques de estados del golfo a generar titulares favorables y que sean más conocidos en el mundo, eso ayuda a estos países a parecer más abiertos, más amigables”, explicó Durham.

EL JEQUE QUE NO TRIUNFÓ
Abdullah Bin Nasser Al Thani, primo del dueño del PSG, compró al Málaga en el verano del 2010. En dos campañas (2010-11 y 2011-12), el qatarí invirtió 137 millones en fichajes. En la primera, el equipo clasificó a Champions League, donde llegó hasta los cuartos de final. En la segunda, el cuadro malagueño no jugó competencias europeas, pero terminó sexto en la Liga. Luego, el jeque dejó de invertir y comenzó a vender a sus canteranos, entre ellos Isco (al Real Madrid por 25 millones de euros).

Al Thani, relata el diario español El Confidencial, ha recibido 144 millones de euros en fichajes en los últimos dos años y solo ha gastado 16. El rotativo explica que el qatarí se niega a vender el club y recaudar fondos por los fichajes es su objetivo. Actualmente, el Málaga marcha en octavo puesto con 41 puntos y a diez puntos de lugares puestos europeos.

Esta tarde, un jeque dará mate al otro en Manchester.