AFTEROFFICE
deportes

Israel, la incógnita en el Clásico Mundial 

Con su invicto en el Clásico Mundial de Beisbol 2017, Israel se ha beneficiado de un roster plagado de jugadores estadounidenses. Shlomo Lipetz es el único jugador nativo, los 37 integrantes restantes de la plantilla nacieron en Estados Unidos.
Alain Arenas
12 marzo 2017 22:20 Última actualización 13 marzo 2017 5:0
Israel (9-1) registra mejor récord en la historia del torneo que Selecciones como Canadá, China Taipei y México. (AP)

Israel (9-1) registra mejor récord en la historia del torneo que Selecciones como Canadá, China Taipei y México. (AP)

La victoria de Israel del sábado pasado por 4-1 sobre Cuba significó su noveno triunfo en la historia del Clásico Mundial de Beisbol y el séptimo consecutivo en la presente edición, en la que marcha invicto. Sin embargo, a pesar de defender la bandera del país asiático, el equipo sólo cuenta con Shlomo Lipetz –quien no es titular- como único jugador nativo, mientras que los 37 integrantes restantes de la plantilla nacieron en Estados Unidos.

Para que esta Selección se pudiera conformar, Peter Kurz, presidente de la Asociación Israelí de Beisbol y mánager del Proyecto Beisbol de ese país, tuvo que apelar a las reglas de nacionalización y a los estatutos del torneo.

Los elementos estadounidenses del cuadro israelí son judíos, lo que les permitió adquirir la nacionalidad, de acuerdo a la Ley del Retorno instituida por el Ministerio de Asuntos Exteriores. El estatuto indica que todo individuo que profese este culto tendrá derecho de adquirir la ciudadanía, mientras que las reglas del Clásico Mundial señalan que todo jugador que tenga la nacionalidad, será elegible para representar a ese país.

“El equipo es claramente la mejor Selección de beisbol judía jamás reunida. Estamos muy orgullosos de que representen a nuestro país en el Clásico Mundial”, sostuvo Kurz, en una entrevista concedida en diciembre pasado a la Jewish Telegraphic Agency.

Ese mismo mes, el directivo organizó un recorrido con 10 peloteros a Tel-Aviv, Jerusalén, el Mar Muerto y a otros destinos emblemáticos de la nación, para que pudieran visitarlos, debido a que ninguno de ellos conocía el país.

Con la decisión de preferir a los peloteros estadounidenses, el directivo ignoró a los jugadores nativos que juegan en la Liga Israelí de Beisbol, circuito que actualmente cuenta con seis equipos y en el que ayudó a su fundación en 2007.

La primera vez que se conformó el combinado israelí fue para la edición 2013 del torneo. Aquel roster -también organizado por Kurz- estuvo integrado por jugadores de filiales AA, AAA y de Grandes Ligas nacidos en Estados Unidos, además de Alon Leichman, Dan Rothem y Lipetz, quienes eran los únicos nativos del cuadro. Aquel equipo derrotó a Sudáfrica y España, novenas que ya habían jugado el Clásico Mundial. En la final de la ronda clasificatoria cayeron con los mismos españoles en un juego que tuvieron oportunidad de empatarlo hasta la novena entrada.

Para la presente edición doblegaron a Corea del Sur -subcampeón de 2009 y anfitrión de la primera ronda del Clásico-, China Taipei -novena que ha jugado las cuatro ediciones del torneo-, Holanda -cuarto sitio hace cuatro años- y Cuba -subcampeón de 2006-.

La clave del buen momento del equipo se debe a su pitcheo. A Corea del Sur y Cuba los limitaron a una carrera, mientras que Holanda sólo pudo anotarles dos veces. Los tres equipos registraron por lo menos cinco hits, pero fueron incapaces de reflejarlos en el marcador.

“No somos un equipo que anotemos muchas carreras, pero conectamos imparables oportunos cuando lo necesitamos. La experiencia de nuestros lanzadores nos da mucha confianza. Todo marcha a la perfección”, destacó el jardinero Zach Borenstein en conferencia de prensa, tras la victoria ante Cuba.

La rotación de pitchers está conformada por Jason Marquis (38 años) –quien de 2000 a 2015 jugó en siete equipos de Grandes Ligas-, Jake Kalish (35) -quien permaneció seis años en Ligas Menores-, Josh Zeid (28) –quien sólo estuvo las temporadas de 2013 y 2014 a nivel profesional- y Corey Baker (27) -quien jugó la temporada pasada en la filial AAA del Rangers de Texas-.

Israel (9-1) registra mejor récord en la historia del torneo que Selecciones como Canadá (3-7), China Taipei (3-10) y México (6-11), pese a que sólo ha jugado dos veces el Clásico Mundial, mientras que las otras novenas han tenido actividad en las cuatro ediciones.