AFTEROFFICE
culturas

Isaac Hernández, listo para unirse al Ballet Nacional de Londres

El bailarín mexicano se enfrenta al reto de adaptarse a los nuevos repertorios, entrenamientos físicos, clases, ensayos y a todo un nuevo equipo de trabajo. "Se requiere mucha fortaleza mental", asegura. 
Notimex
11 marzo 2015 14:1 Última actualización 11 marzo 2015 14:9
Isaac Hernández en la obra "Don Quijote". (Tomada de Twitter)

Isaac Hernández en la obra "Don Quijote". (Tomada de Twitter)

Luego de un par de años de aprendizaje y crecimiento constante con el Ballet Nacional de Holanda, el bailarín mexicano Isaac Hernández se despide de esa agrupación para sumarse a las filas del Ballet Nacional de Londres.

En entrevista desde San Petersburgo, Rusia, donde bailará el 15 de marzo en el Teatro Mariinski, en la función de “Don Quijote”, Hernández aseguró que ser parte de la compañía holandesa ha sido uno de los grandes pasos de su carrera.

Durante su estadía en el Ballet Nacional de Holanda pudo realizar producciones completas, que requirieron un dominio total de la técnica, interpretación y condición física excepcional para estar durante tantas horas en el escenario. “Por lo que lograr hacer estas producciones ha sido uno de mis mayores logros”, destacó.

Sobre su despedida de la compañía holandesa, el fin de semana pasado, recordó que fue una de las funciones más especiales de su vida, pues por primera ocasión sus padres lo visitaron en esa ciudad y disfrutaron de su presentación en una producción completa.

“Al final abracé a mi papá y no pude contener las lágrimas porque él y yo sabemos por todo lo que hemos pasado para que yo pueda estar aquí, era algo con lo que sólo nos atrevíamos a soñar y en ese momento asimilé que estaba viviendo eso con mis papás presentes. Le agradezco a mi familia todo el esfuerzo que hizo para que yo pueda tener este gran regalo en mi vida”, expresó.

El joven de 25 años afirmó que luego de cosechar amigos e incluso una relación sentimental, que terminó por cuestiones de agenda, se lleva de estos años de experiencia como primer bailarín del ballet holandés, muy gratos recuerdos.

Ahora, con gran entusiasmo y deseos de mostrar su amor por la disciplina, está listo para ampliar sus horizontes, esta vez con el Ballet Nacional de Londres, con el cual se presentará en sus giras internacionales.

Hernández
recordó que la propuesta surgió luego de ser artista invitado de la agrupación en “El lago de los cisnes”, que se presentó en el Coliseo de Londres.

“Después de mi debut ahí, la directora de la compañía, Tamara Rojo, me volvió a contactar para decirme que me ofrecían un contrato laboral para unirme a sus giras internacionales. Sin duda una gran experiencia y algo muy valioso como artista”, detalló sobre su contratación.

Esta nueva experiencia, aseguró, representa un gran privilegio y responsabilidad, pues se presentará en diversos escenarios de Europa, donde el público es sumamente exigente.

Isaac Hernández se enfrenta al reto de adaptarse a los nuevos repertorios, entrenamientos físicos, clases, ensayos y a todo un nuevo equipo de trabajo; “no es tan fácil, requieres mucha fuerza mental para adaptarte en pocos días y asimilar todos los cambios que enfrentas”, comentó.

Con gran disposición para dejarse sorprender por esta nueva experiencia, el destacado bailarín para quien la vida es una constante enseñanza mencionó estar dispuesto a llevar su talento y pasión por el baile a esta nueva compañía; “quiero inspirar a mis compañeros a trabajar con los estándares más altos siempre y con alegría en el corazón por lo que se hace”.

A más de 10 años de haber iniciado su trayectoria, el exponente mexicano de la danza clásica se siente satisfecho con sus logros:

“He luchado contra la corriente muchas veces, he tenido momentos muy difíciles, pero he aprendido a entender la danza desde otra perspectiva; con un fin más humano, más sensible, como una experiencia que puede aportar muchas cosas buenas en tu vida”, agregó.

Agradecido con la vida, Hernández vive a plenitud y con felicidad, disfrutando la preparación de su presentación en el Teatro Mariinski.

“No hay palabras que alcancen a describir el sentimiento de felicidad y gratitud por ello, solamente el trabajo arduo y constante con los estándares más altos que he realizado desde que era niño, son los que me permiten tener el privilegio de pisar este escenario, en la cuna del ballet”.

Para el destacado bailarín mexicano es un gran orgullo representar a su país en los grandes escenarios del mundo, “estoy agradecido por ello, quiero que mi vida y trayectoria sea una inspiración para muchos”, concluyó.