AFTEROFFICE
culturas

Iron & Wine, historias con acento folk

Sam Beam eligió ese nombre para su proyecto folk. Alude a aquellas complejidades y contradicciones en las relaciones humanas que narra en sus temas. El cantautor regresa a la Ciudad de México para una presentación íntima hoy en el Lunario.
Myrna I. Martínez
08 septiembre 2015 21:46 Última actualización 09 septiembre 2015 5:0
Sam Beam lanzó este año el disco "Archive Series Volume No. 1", con sus primeras grabaciones. (Cortesía)

Sam Beam lanzó este año el disco "Archive Series Volume No. 1", con sus primeras grabaciones. (Cortesía)

Iron & Wine es el nombre que Sam Beam eligió para su proyecto folk, no sólo por ser un nombre más pegajoso, sino porque alude a aquellas complejidades y contradicciones en las relaciones humanas que narra en sus canciones.

El cantautor regresa a la Ciudad de México después de su participación en el Corona Capital de 2012 para brindar una presentación íntima esta noche en el Lunario.

“Será un concierto acústico, eso siempre es divertido porque tiende a ser más espontáneo, puedo cambiar cosas, revisitar discos viejos o nuevos, covers; no lo veo como un show, es más una conversación íntima con la audiencia”, dice vía telefónica.

Sam Beam se crió en Carolina del Sur. Recuerda que de niño escuchaba a su abuela tocar el piano en la iglesia, y cree que de ella heredó esa facilidad de hacer música empíricamente, ya que ninguno de los dos tomó clases. Ahora desea haberlo hecho.

Este concierto es una especie de viaje a sus raíces, cuando a principios de la década pasada empezó a componer y a grabar sus canciones en casa. Este año lanzó el disco Archive Series Volume No. 1, con sus primeras grabaciones.

A través de los años ha logrado llevar su folk a niveles musicales más complejos, experimentando con géneros como jazz, progresivo y country.

“Ha sido cuestión de tener el tiempo y los recursos, cuando comencé yo sólo tenía una guitarra acústica y mi banjo para hacer discos con eso, después empecé a conocer músicos y otras propuestas, así como a a tocar con otros. Me gusta intentar nuevas cosas”, cuenta el artista de 41 años.

“Creo que la música es un acto de comunión, es divertido tocar juntos, pero hacerlo solo te permite cambiar rápido y no tener que dar explicaciones. Aun así creo que me gusta más tocar con otras personas”.

Con Iron &Wine, Sam Beam está interesado en narrar historias sobre personas que buscan o quieren algo de una forma casi poética.

“Me inspira cualquier lugar, algo que experimenté o que leí, cosas que hice o historias que alguien más me contó; no tengo un modo de hacer las cosas, me gusta la variedad sin seguir reglas, y describir las cosas, no explicarlas. Me gusta contar historias de una forma bella”.