AFTEROFFICE
buena vida

¿Irás a Río? Te damos
5 tips básicos para disfrutar tu estancia

Estamos a menos de un mes para que inicien los Juegos Olímpicos de Río 2016, si eres uno de los que van a asistir, recuerda que no todo son deportes, esta es una guía para que disfrutes tu viaje.
AP
06 julio 2016 22:5 Última actualización 07 julio 2016 5:0
Río

(Shutterstock)

A cuatro semanas de los Juegos Olímpicos, Brasil enfrenta una cantidad de problemas: una economía hecha pedazos, el virus del Zika y un juicio político de su presidenta. Pero para los valientes que se animen a hacer el viaje, Río de Janeiro es una ciudad que ofrece numerosas recompensas.

1
¿Es segura la ciudad?

 

Seguridad Río

_Durante los juegos habrá unos 85 mil policías y soldados patrullando las calles -el doble de los que hubo en Londres 2012- y las autoridades municipales y olímpicas aseguran que Río será “la ciudad más segura del mundo” entre el 5 y el 21 de agosto. De todos modos, los delitos violentos son una realidad cotidiana en la ciudad, donde hay una brecha muy profunda entre ricos y pobres, y es mejor tratar de pasar inadvertido.

Los cariocas se visten sencillo por razones de seguridad y prácticas. Las chancletas hawaianas son el calzado más popular de Río. Y las famosas playas hacen que los pantalones cortos y las camisetas sean el uniforme preferido tanto de ricos como de pobres. En invierno hay un clima templado, pero se recomienda traer un suéter o chamarra liviana porque las temperaturas pueden llegar a los 18°C.

Es mejor evitar usar relojes y bisutería que no sean de plástico, no use teléfonos celulares en sitios públicos ni lleve cámaras fotográficas. Los artículos electrónicos son muy caros en Brasil y muy codiciados por los ladrones.

Si le asaltan, no se resista. Entregue sus cosas sin protestar. No se exponga a ser lastimado.

1
¿Los cariocas hablan inglés o español?

 

brasileños

_En pocas palabras, no. En general los brasileños hablan solo portugués y tal vez conozcan algunas palabras sueltas de inglés o español. La gente, no obstante, trata de ayudar a los visitantes y se comunica, comúnmente, mediante gestos.

1
¿Qué se puede cenar?

 

churrascaría

___Las “churrascarías” ofrecen todo tipo de carnes y no hay límite para el consumo.

Para los vegetarianos o quienes se recuperan de una sobredosis de carne, las opciones son limitadas. Incluyen puestos que venden jugos de frutas de todos los colores, incluido el acai berry, un fruto tropical de la selva amazónica con muchas propiedades nutritivas.

1
¿Hay transporte público?

 

Transporte público Brasil

___Se está extendiendo el tren subterráneo hasta la playa de Leblón y, hacia el oeste, el barrio Barra de Tijuca, donde se encuentra el Parque Olímpico. Pero el proyecto está demorado y podría no estar terminado para los Juegos. Los autobuses se llenan, son peligrosos, con recorridos confusos, y es mejor evitarlos. Abundan los taxis, que son bastante confiables. Asegúrese de que encienden las luces de noche. Muchos no lo hacen.

1
¿Qué otras cosas se puede hacer durante los Juegos?

 

Pedra do sal

___Muchas. Y la mayoría no cuesta nada. Estas son algunas opciones:

Cerro Pan de Azúcar
Es un morro desde el cual se observa toda la Bahía de Guanabara, que ofrecerá sin duda un fondo espectacular a las pruebas de vela. No se contente con observarlo embelesado desde abajo. Súbalo a pie. Necesita, eso sí, un guía. Pero al vecino Morro da Urca puede subir solo. Un sendero de barro por una vegetación tropical lo lleva a una cima con vistas impactantes de la ciudad.

Caída del sol en Arpoador
Vea cómo el sol se zambulle en el Atlántico desde la formación rocosa Arpoador, entre las playas de Copacabana e Ipanema.
La gente aplaude la escena noche tras noche.

Pedra do Sal
Disfrute de un espectáculo de música en vivo llamado “roda de samba” en la cuna de ese ritmo. Los lunes por la noche se reúne una multitud de personas en este antiguo mercado de esclavos del centro histórico de Gamboa para una fiesta al aire libre.

Centro
Las playas de Río acaparan toda la atención, pero el centro de esta ciudad fundada hace 451 años contiene muchos monumentos históricos e iglesias de la época colonial que son verdaderos tesoros. El más llamativo es tal vez el Mosteiro Sao Bento, una iglesia barroca y monasterio en el que los monjes entonan cantos gregorianos durante la misa dominical. Vaya temprano para conseguir lugar. En el centro se encuentra también una sala de lectura conocida como el Real Gabinete Portugués de Lectura, una joya del siglo XIX ubicada en la remodelada Plaza Tiradentes.