AFTEROFFICE
deportes

Inteligencia policial y fiscal tras el amaño de partidos de futbol

Amañar un partido de futbol sólo cuesta 100 mil euros, los beneficios son millonarios y es muy fácil realizarlo. Aunque la sospecha siempre ha existido, fue hace un par de años cuando la Oficina Europea de Policía (Europol) dio el primer golpe para romper la barrera de la trampa.
Ma. del Refugio Melchor S.
17 febrero 2015 21:42 Última actualización 18 febrero 2015 5:0
Spanyol

Las directivas de los clubes Espanyol y Osasuna negaron las acusaciones en el supuesto amaño del partido de la penúltima fecha de la temporada 2014. (Reuters)

Amañar un partido de futbol sólo cuesta 100 mil euros, los beneficios son millonarios y es tan fácil realizarlo que este problema se ha extendido como un cáncer en el balompié europeo, por la irrupción de las mafias asiáticas y la proliferación de las apuestas electrónicas.

Aunque la sospecha siempre ha existido, fue hace un par de años cuando la Oficina Europea de Policía (Europol) dio el primer golpe para romper la barrera de la trampa. Sagaces investigadores intercambiaron información con la inteligencia financiera europea y el resultado fue contundente.

El 4 de febrero de 2013, el director de Europol, Rob Wainwright, anunció el desmantelamiento de una red global que manipuló resultados de 680 partidos entre 2008 y 2011, y se detuvo a 50 delincuentes que operaban en 15 países. Miles de correos electrónicos, grabaciones telefónicas y confesiones de los procesados revelaron la trama.

El futbol español fue exonerado en una primera investigación, pero el 27 de septiembre de 2014 la Fiscalía Anticorrupción anunció que tenía pruebas contundentes de que el partido que ganó Zaragoza 2-1 a Levante el 21 de mayo de 2011, que le permitió salvarse del descenso, había sido arreglado.

Una decena de miembros del equipo maño recibieron 1.2 millones de euros como depósito por supuestos premios. Lo extraño fue que retiraron en efectivo el dinero un día antes del partido contra el Levante. Un informe exhaustivo de la Unidad de Apoyo de la Agencia Tributaria dio cuenta de los movimientos.

El presidente Agapito Iglesias y el capitán Gabi Fernández negaron las imputaciones. Lo mismo hizo el técnico mexicano Javier Aguirre, quien ahora ya fue implicado en un segundo caso por el supuesto amaño del partido de la penúltima fecha de la temporada 2014 que empataron 1-1 el Osasuna y el Espanyol, que era dirigido por El Vasco. Las directivas negaron las acusaciones.

Sin embargo, el nombre de Javier Aguirre también salió a la luz en el caso de los 14 seleccionados salvadoreños que fueron expulsados por recibir sobornos. Uno de los partidos manipulados fue la goleada de 5-0 que impuso México a los centroamericanos en la Copa Oro 2012, cuando era el entrenador del equipo mexicano.

Los casos se multiplican. Ayer en Holanda fueron arrestadas cinco personas como parte de una investigación internacional sobre apuestas ilegales y blanqueo de dinero. Mientras que el hermano de Luis Suárez, Paolo, fue acusado de recibir 10 mil dólares cuando militaba en el Metapán salvadoreño que fue goleado 8-0 por Pumas en la Concachampions.

Hay mucho que investigar, el único antecedente judicial en el futbol fue el descenso de la Juventus en 2006 y la sentencia de su director general, Luciano Moggi, a 18 meses de prisión. En ese caso fueron autoridades locales las que descubrieron el engaño.