AFTEROFFICE
buena vida

Arte y moda, la tendencia italiana para este otoño

Ante la inminente llegada del otoño, es momento de renovar el guardarropa con las nuevas tendencias italianas. En muchos aspectos, la creación se inspira en el arte, y la moda no es la excepción.
Lizbeth Hernández
01 septiembre 2016 21:37 Última actualización 02 septiembre 2016 5:0
El arte, punto medular en la colección otoño-invierno 2016 de Salvatore Ferragamo. (Especial)

El arte, punto medular en la colección otoño-invierno 2016 de Salvatore Ferragamo. (Especial)

En muchos aspectos, la creación se inspira en el arte, y la moda no es la excepción. Fue justo un discurso de rompimiento como el que manejó el dadaísmo a principios del siglo pasado, el eje que sirvió de inspiración para la nueva colección otoño-invierno 2016 de Salvatore Ferragamo.

Para darle un giro a su propuesta original -caracterizada por la fina hechura y la sobriedad-, y cautivar al público joven –particularmente a los veinteañeros para que al crecer permanezcan fieles a la firma italiana-, su director creativo, Massimiliano Giornetti, encontró en el movimiento artístico y cultural el impulso necesario para dotar de libertad, espontaneidad y modernidad a sus prendas y accesorios.

De hecho, ésta fue la última apuesta de Giornetti para la marca, ya que el diseñador anunció su salida en marzo pasado tras 15 años al frente. Para cerrar con broche de oro eligió el color y las formas geométricas como ejes temáticos; las siluetas son alegres y festivas, al tiempo que armonizan con finos materiales y acabados artesanales.

ALEGRÍA FEMENINA
En las opciones para ellas destacan los estampados a rayas en zig-zag y el tejido de punto. Los abrigos se siguen usando holgados, incluyen toques de color para las más reservadas, pero también hay opciones en las que, más que un complemento, se convierte en el eje central del atuendo con una explosión de color.

El negro es el centro que potencia y unifica los tonos más intensos como el frambuesa, amarillo, verde o azul. La combinación de piel y tela hace destacar líneas clásicas y simples que armonizan la figura. Uno de los invitados infaltables es el fur; la piel de visón se incluye en ropa, zapatos y bolsos.

Masculinizar la moda femenina sigue estando de moda, constancia de ello son los trajes tipo smoking con aplicaciones brillantes en las solapas, además de los zapatos y botas con flecos o borlas, que son mucho más andróginos y están pensados para privilegiar la comodidad. El uso de telas como el príncipe de gales y la lana hacen su aparición en vestidos de corte clásico.

Los bolsos diseñados con fina peletería tienen un armado artesanal; la piel combina con cadenas y lujosos remaches.

EXCLUSIVIDAD MASCULINA
Este año lanzaron en México la personalización de corbatas, Ties made to order. El cliente elige la tela, el ancho y largo, se manda a hacer a Italia, y al cabo de ocho semanas la pieza hecha a la medida se devuelve con sus iniciales impresas. Cuestan 3 mil 850 pesos.

Ese mismo esquema lo están replicando para los zapatos Tramezza, para los que ofrecen piezas hechas a la medida de forma artesanal. Incluyen un proceso de construcción de 320 fases en las que un zapatero invierte seis horas de trabajo durante cuatro días. Se puede escoger la horma, el tipo de piel, el color y el modelo; dependiendo de los materiales, tienen un costo de 25 a 200 mil pesos. El servicio ya se ofrece en otras partes del mundo y por vez primera estará disponible para el mercado nacional a partir de octubre.

Para esta temporada, la marca fusiona elementos geométricos con telas como casimir, seda, popelina, príncipe de gales y lana. Se trata de una colección sofisticada para el hombre contemporáneo, que encuentra en las siluetas clásicas una punta de lanza para conquistar a los más jóvenes.

Un artículo a destacar es el zapato inspirado en Andy Warhol, que el propio Ferragamo le dedicara al pintor estadounidense. Cuenta la leyenda que son los únicos zapatos que el italiano le hizo a un hombre, él se especializaba en zapatos femeninos, pero su amistad con el artista lo llevó a fabricarle ese par hecho a la medida, que nunca se había incluido en ninguna colección. Tienen la misma horma, pero para darle un toque de modernidad se le incluyeron manchas de pintura. Hay dos opciones: con y sin piel de visón o fur.