AFTEROFFICE
buena vida

Insectos, una opción
para la Cuaresma

La edición 34 de la Feria Gastronómica de Santiago de Anaya, en Hidalgo, tendrá lugar a partir del jueves y hasta el domingo 20 de abril. Así que saborear uno de estos exóticos platillos no es una oportunidad de todos los días.
María Eugenia Sevilla
14 abril 2014 23:32 Última actualización 15 abril 2014 5:0
Para los entomófagos más exigentes es el paraíso: hay escamoles, chinicuiles, xamúes, chapulines y chicharras, entre otras especie. (Cortesía)

Para los entomófagos más exigentes es el paraíso: hay escamoles, chinicuiles, xamúes, chapulines y chicharras, entre otras especie. (Cortesía)

¿Qué tal se antoja un zorrillo relleno de escamoles, lagartija en pipián o un taco de tlacuache en barbacoa acompañado con una salsa picante con gusano de maguey? Si este menú le hace fruncir el ceño probablemente no sea para usted; lo es para aquellos paladares que desean aventurarse a lo profundo de la comida prehispánica y tradicional del Valle del Mezquital.

Saborear uno de estos exóticos platillos no es una oportunidad de todos los días, y es que algunas recetas se ofrecen al público sólo una vez al año, con motivo de la Feria Gastronómica de Santiago de Anaya, en Hidalgo. La buena noticia para los cazadores de experiencias culinarias es que la edición 34 de este foro tendrá lugar a partir del jueves y hasta el domingo 20 de abril.

Durante cuatro días, este pueblo- ubicado a unas dos horas del DF- es vitrina de una variedad de platillos elaborados con la flora y fauna de las cercanías, como gualumbos (flor de maguey) y xoconostles -con los que se preparan desde salsas hasta postres- o diversas especies de serpientes, ardillas –muy buenas en salsa verde- o ancas de rana –que suelen prepararse en mole.

Para los entomófagos más exigentes es el paraíso: hay escamoles, chinicuiles, xamúes, chapulines y chicharras, entre otras especies, y en algunos casos, se venden a granel –porque también hay shopping.

“En su mayoría son recetas que nuestros antepasados preparaban con elementos de la región que eran su principal alimento”, explica en entrevista Marta Paredes, coordinadora de la feria, quien espera recibir 20 mil visitantes por día.

Cabe destacar que el programa no da lugar a chefs profesionales; es un espacio en el que las familias, en particular las amas de casa de la región –y de algunos otros estados que llegan a participar- lucen su cocina y la someten a concurso.

“La idea surgió a partir de un grupo de vecinos que los fines de mes organizaban una comida entre ellos, después de realizar faenas; posteriormente se dio la idea de hacer un concurso entre las mismas señoras del municipio”, explica Paredes.

No cualquiera puede tener acceso a la totalidad de tan sofisticada oferta, integrada por más de mil 200 platillos, y es que aquellas recetas que utilizan especies protegidas como el coyote o el tlacuache, sólo se elaboran para participar en el certamen, que se llevará a cabo el sábado, de 9:00 a 13:00 horas. Quienes deseen inscribirse como jurado para probar algunos de los platos concursantes, pueden hacerlo a través de una llamada al 01 72 87112.

También habrá degustaciones de pulques –entre los más extraños el curado de escamol-, que también entrarán en competencia el domingo 20.

Los concursos se llevarán a cabo en la explanada de la presidencia municipal, cuyos alrededores alojarán una infinidad de puestos donde los visitantes podrán degustar un poco de todo, a precios realmente accesibles –las gorditas de chinicuil valen unos 30 pesos, y un taco de ardilla puede costar hasta 10.

El paseo puede ser de un día, o puede buscarse alojamiento en Actopan –la capital de la barbacoa y el ximbó-, que se ubica a 15 minutos de Santiago de Anaya.