AFTEROFFICE
buena vida

Innovación teatral en Polanco con "La lechuga"

Cena y teatro en uno de los restaurantes de Polanco, y una reflexión (o más) para llevar a casa. Menú de tres tiempos, una copa de vino, café y la famosa pastelería del restaurante Matisse. El montaje "La lechuga" tiene todos los ingredientes para provocar en el espectador la reflexión después de la risa.
Rosario Reyes
17 agosto 2014 21:45 Última actualización 18 agosto 2014 5:0
Aparte de disfrutar una experiencia diferente, los asistentes apoyarán con 50 de los 450 pesos que cuesta el boleto a Fundación Cadima. (Cortesía)

Aparte de disfrutar una experiencia diferente, los asistentes apoyarán con 50 de los 450 pesos que cuesta el boleto a Fundación Cadima. (Cortesía)

Esto suena a un buen plan. Cena y teatro en uno de los restaurantes de Polanco, y una reflexión (o más) para llevar a casa. Menú de tres tiempos, una copa de vino, café y la famosa pastelería del restaurante Matisse. Después, la puesta en escena La lechuga, del dramaturgo venezolano César Sierra, bajo la dirección de Sebastián Sánchez Amunátegui, con José Ramón Verganza, Ernesto Álvarez, Catalina López, Pablo Perroni y Claudia Lizaldi, entre otros.

“La idea es invitar a la gente a una experiencia totalmente diferente, en la cual estén involucrados todos los sentidos. Por eso decidimos crear este nuevo concepto de noches de teatro gourmet”, dice el productor Diego Fainguersch acerca de este apetitoso concepto que abre temporada el jueves 21.

“Lo ideal era una obra que de manera orgánica pudiera ser parte de un restaurante. La trama empieza entre los comensales, de golpe estamos viendo, todos los que estamos en las otras mesas, qué está sucediendo en la mesa de al lado”.

La lechuga es una comedia que trata un tema muy difícil, agrega Diego, pero que resulta muy divertida. “Habla de cuando uno tiene que convivir con un enfermo en estado terminal o en estado de coma, por eso la familia de manera irónica le llama ‘la lechuga’ cuando se dirigen a él. Es un poco la dinámica de tres hermanos con sus parejas que se tienen que enfrentar a un denominador común”.

De acuerdo con el productor, este montaje tiene todos los ingredientes para provocar en el espectador la reflexión después de la risa. “De alguna manera todos convivimos con una ‘lechuga’, no tiene que ser justamente un familiar en estado vegetativo, una ‘lechuga’ puede ser una relación sentimental que es muy dolorosa y uno no se anima a terminar, puede ser un trabajo en el cual uno sabe que ya no da más, muchísimas cosas, dependiendo de la situación que esté viviendo cada uno en ese momento, lo va a relacionar como su propia ‘lechuga’. Lo increíble de este texto es que la gente pasa una hora y 20 riéndose, pero también están esas miradas cómplices cuando vienen frases que les son familiares”.

Al frente de la empresa Ópera Prima Rock, que ha producido el espectáculo del mismo nombre y otros éxitos, reestrenan La lechuga con este nuevo concepto. “Estuvimos el año pasado en el foro cultural Un Teatro, pero la dinámica era diferente, porque la gente venía a ver una obra en su papel de espectador y nosotros en el papel artístico, digamos, pero la característica diferencial que tiene esta puesta es que los comensales son parte viva de la escenografía, es un poco el morbo que tenemos todos de saber qué es lo que está pasando en la casa de al lado”.

Aparte de disfrutar una experiencia diferente, los asistentes apoyarán con 50 de los 450 pesos que cuesta el boleto a Fundación Cadima, que se dedica a ayudar a integrar a la vida laboral a personas con discapacidad.