AFTEROFFICE
buena vida

Ingeniosa presentación de perfumería

La primera fragancia del diseñador Jeremy Scott que lanzó Moschino es diferente, creativa e irreverente. Con una de las formas más exóticas que se hayan creado en la industria de la moda, la nueva fragancia "Toy" sin duda es adorable y refrescante en todos los sentidos.
Mariana Díaz
01 diciembre 2014 23:21 Última actualización 02 diciembre 2014 5:0
El envase de la fragancia es un tributo al famoso vestido de oso creado en la colección otoño-invierno de 1988 por Franco Moschino. (Cortesía)

El envase de la fragancia es un tributo al famoso vestido de oso creado en la colección otoño-invierno de 1988 por Franco Moschino. (Cortesía)

Diferente, creativa, irreverente y divertida es como se puede describir a la primera fragancia del diseñador Jeremy Scott que lanzó Moschino. Con una de las formas más exóticas que se hayan creado en la industria de la moda, la nueva fragancia Toy sin duda es adorable y refrescante en todos los sentidos.

Su forma es la de un oso de peluche carismático que esta vestido con una playera con la frase “This is not a Moschino toy”. El empaque es transparente con instrucciones en alusión a las cajas de juguetes.

Desde que Jeremy Scott llegó como director creativo, su carácter rebelde y divertido aportó a la marca diseños únicos con inspiraciones críticas al mundo del consumismo. Ejemplo de ello es la ropa y accesorios que juegan un poco con la M de la firma italiana, combinándola con la forma y colores del logo de McDonald’s.

Otra pieza inolvidable es el estampado de Bob Esponja en playeras, bolsos y otros artículos. La creación que también ha causado furor actualmente en celebridades como Paris Hilton ha sido la colección del mundo rosa y perfecto de Barbie.

Este año la fragancia de Moschino es completamente atractiva, pero sin dejar la esencia de lado, por ello el envase es un tributo al famoso vestido de oso creado en la colección otoño-invierno de 1988 por Franco Moschino.

Para disfrutar del aroma de este peculiar perfume sólo tiene que quitarle la cabeza al oso y encontrará el atomizador para colocar en su cuello todo la mezcla de mandarina, cardamomo, bergamota, notas florales de lavanda y violetas.
Nunca antes se había visto un oso de peluche convertido en fragancia, lo que podría causar una gran revolución en la perfumería, ya que es una manera creativa y cautivadora de presentar un producto. Toy ya se encuentra a la venta en las tiendas Moschino de todo el mundo y en su página de Internet.