AFTEROFFICE
culturas

Inauguran Pabellón de México en Bienal de Arte de Venecia

María Cristina Cepeda, directora del Instituto Nacional de Bellas Artes, inauguró hoy el Pabellón de México en la 56 Exposición Internacional de Arte "Biennale di Venezia", con la obra "Possesing Nature", de los artistas Tania Candiani y Luis Felipe Ortega, y la curaduría de Karla Jasso.
Notimex
07 mayo 2015 14:23 Última actualización 07 mayo 2015 14:32
“El pabellón mexicano propone un diálogo entre Venecia y México, dos ciudades lacustres", dijo García Cepeda. (Tomada Facebook INBA)

“El pabellón mexicano propone un diálogo entre Venecia y México, dos ciudades lacustres", dijo García Cepeda. (Tomada Facebook INBA)

VENECIA.- La directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), María Cristina García Cepeda, inauguró hoy el Pabellón de México en la 56 Exposición Internacional de Arte “Biennale di Venezia”, con la obra Possesing Nature, de los artistas Tania Candiani y Luis Felipe Ortega, y la curaduría de Karla Jasso.

Possessing Nature parte del vínculo que tienen la Ciudad de México y Venecia con su entorno lacustre. Con esta exposición, con esta pieza estamos celebrando el diálogo de México con el mundo a través del arte y la cultura”, dijo García Cepeda.

En entrevista explicó que la propuesta curatorial de Karla Jasso, con la participación de Tania Candiani y Luis Felipe Ortega, responde “de manera contundente” a la “provocación” que hizo el curador artístico de la 56 Bienal de Arte de Venecia, el nigeriano Okwui Enwezor.

“El pabellón mexicano propone un diálogo entre Venecia y México, dos ciudades lacustres. Creo que los visitantes que vean la pieza mexicana reflexionarán sobre la manera como usamos el agua y la forma en que la modernidad utiliza los recursos naturales”, señaló García Cepeda.

La curadora Karla Jasso explicó que Possessing Nature inició desde múltiples puntos de investigación, paralelismos, intenciones, urgencias y actos de reflexión. “Concebida como un aparato de ingeniería cuya función es la evocación, se presenta como escultura monumental, sistema hidráulico, caja de resonancia, espejo o canal de agua”.

Por su parte, Luis Felipe Ortega explicó que la pieza se desdobla en dos ámbitos. Uno tiene que ver con una investigación histórica, con una propuesta conceptual, con una reflexión sobre la idea de modernidad y los tropiezos de la modernidad y esa insistencia de ser modernos y generar grandes transformaciones en el mundo.

Es decir, dijo, la escultura se transforma en mecanismo, tiene una utilidad, una función, se le pone a trabajar. También se vuelve el contenedor de un video filmado en Venecia, Xochimilco y Tequixquiac, que el público puede ver al pie de la escultura como si se tratase de un espejo de agua.

“Haciendo un análisis histórico de los edificios, la curadora encontró que estos representaban los cuatro poderes del mundo occidental, que son el poder de la aristocracia, el mercantil, el religioso y el poder militar.
Entonces, atendiendo a esa traza empezamos a pensar en la idea de las ciudades originalmente anfibias pero con destinos diferentes. México como una ciudad que fue desecada, en la que el primer actor de arrogancia lo hizo Hernán Cortés drenando el agua de las lagunas que rodeaban a Tenochtitlán para poder atacarla”, dijo Candiani.

La Bienal de Arte de Venecia, en la que participarán 89 países, estará abierta al público desde el sábado 9 de mayo hasta el 22 de noviembre próximos en los jardines de la Bienal y en El Arsenal (donde se ubica el pabellón mexicano).