AFTEROFFICE
deportes

Iñaki de la Parra, un atleta mexicano genéticamente adelantado

"Ultraman", disciplina que está conformada por 10 kilómetros de natación, 420 de ciclismo, 84 de carrera, y se completa en tres días consecutivos, es la especialidad de Iñaki de la Parra, mexicano campeón del "Ultraman UK" en 2012.
Domingo Aguilar Mendiola
08 septiembre 2014 22:52 Última actualización 09 septiembre 2014 5:0
El récord del deportista en esta modalidad de triatlón es de 22h41’34” -planea reducirlo a 21h 38’, en Florida, el próximo febrero-. (Tomada de Twitter del atleta)

El récord del deportista en esta modalidad de triatlón es de 22h41’34” -planea reducirlo a 21h 38’, en Florida, el próximo febrero-. (Tomada de Twitter del atleta)

Existen nadadores, ciclistas y corredores que entrenan a diario para afinar sus capacidades físicas. Sin embargo, también hay quienes prefieren dejar de lado la especialización, unir tres pruebas en una sola y desarrollarlas con distancias no aptas para cualquiera. Así sucede en las competencias de Ultraman.

Esta disciplina está conformada por 10 kilómetros de natación, 420 de ciclismo, 84 de carrera, y se completa en tres días consecutivos. En la primera jornada se cumple la parte acuática, más 145 kilómetros sobre ruedas. La segunda fecha se compone de 275 en la bicicleta y el tercer día se corre un doble maratón.

“Me hicieron unas pruebas de genética y éstas arrojaron que mis fibras musculares están hechas para la resistencia. Soy muy poco proclive a lesiones y eso juega a mi favor, porque son volúmenes de entrenamiento muy grandes”, dice Iñaki de la Parra, mexicano campeón del Ultraman UK en 2012.

El récord del deportista en esta modalidad de triatlón es de 22h41’34” (planea reducirlo a 21h 38’, en Florida, el próximo febrero). Por cada hora de competencia, quema mil kilocalorías y toma dos litros de agua con sal.

“Mi organismo trabaja metabólicamente con base en mis reservas de grasa. Para ello requerí un entrenamiento muy específico. Yo consumo 50 kilocalorías de carbohidratos, y las otras que necesito para estar activo, mi cuerpo las toma de la grasa. Cualquier persona requiere 400 kilocalorías de carbohidratos”, asegura De la Parra.

The Bull (como lo apodan en las justas) se convirtió en profesional en 2010. Entrena de 40 a 50 horas semanales para poder exigirse al máximo el día del evento, y el agotamiento es un mal que debe evitarse.
“Aquí acabas un día, al siguiente es pararse para la bici y al siguiente a correr. Hay que tener una estrategia de recuperación dentro de la competencia y después de ésta. Si vuelves demasiado pronto te puedes lesionar o puedes terminar sobrentrenándote en la parte mental y odiando el deporte”, afirma.

De acuerdo con el competidor mexicano, una recuperación efectiva consta de dos meses en los que se debe “mantener una actividad física ligera. Normalmente elijo algunos deportes que involucren pelota, sobre todo el primer mes. Ya el segundo empiezo a incorporar un poco de la rutina de cara a la nueva temporada”.

El canadiense Lance Watson es el actual entrenador de Iñaki y fue quien le sugirió que se incorporara a las pruebas de ultraresistencia. Tras haber sido pelotari de Jai alai, piloto y haber concursado en triatlones, De la Parra se decidió por la máxima exigencia. No cualquier persona se puede inscribir a un Ultraman, pues el cupo está limitado a 40 atletas que previamente debieron mandar un currículum al comité organizador (el año pasado se involucraron en total seis mexicanos), que determinará quién puede participar.