AFTEROFFICE
culturas

Impunidad y violencia alimentan novela negra en México

La novela policiaca que se escribe en México parece un sinsentido cuando uno de los grandes males es precisamente la impunidad. Esta paradoja está en el centro de "Tus dos muertos", de Jorge Alberto Gudiño Hernández.
Rosario Reyes
25 julio 2016 21:54 Última actualización 26 julio 2016 5:0
Jorge Alberto Gudiño Hernández presenta hoy su primera entrega policial, de la colección Alfaguara Negra. (Edgar López)

Jorge Alberto Gudiño Hernández presenta hoy su primera entrega policial, de la colección Alfaguara Negra. (Edgar López)

Investigar delitos en México parece un sinsentido cuando uno de los grandes males es precisamente la impunidad. Esta paradoja está en el centro de Tus dos muertos, que firmada por Jorge Alberto Gudiño Hernández es la primera novela mexicana de la colección Alfaguara Negra.

Desde el título, la segunda persona de la narrativa crea una cercanía con la historia, que bien podría leerse en los diarios.

“Mis personajes existen: mi protagonista es un excomandante de la policía judicial caído en desgracia, que tiene que andar patrullando las calles. Cipriano Zuzunaga ha estado en el mundo de la corrupción durante toda su vida, como muchos otros”, dice el autor de Justo después del miedo (Alfaguara 2015).

LA CIUDAD, PROTAGONISTA
A Gudiño Hernández le resulta extraño que no se escriban más títulos del género con la Ciudad de México de fondo, como sucede en las obras de Paco Ignacio Taibo II y Rafael Ramírez Heredia, a quienes reconoce como autores fundamentales para entender la novela policiaca en el país. Esto, supone, se debe a que la capital aún está a salvo de la violencia extrema de otros estados.

“Aquí no pasa lo de Tamaulipas, Michoacán o Guerrero, y sin embargo, también hay cosas terribles; tenemos uno de los sistemas penitenciarios más corruptos, la tasa de crímenes no resueltos es altísima”, puntualiza.
La Ciudad puede contener todo el mal del país, advierte, pero se oculta para que parezca que aquí se vive en una zona de excepción.

Autores como Elmer Mendoza, Imanol Caneyada o Francisco Haghenbeck han revitalizado un género que hoy vive un auge en Europa, particularmente en Noruega, explica.

“En México hay un boom, pero las historias suceden sobre todo en el norte”, observa.

DECADENCIA QUE NUTRE EL GÉNERO
Un entorno de violencia, corrupción y grandes diferencias sociales es caldo de cultivo para la novela negra, cuyos protagonistas ya no serán héroes, sino personajes ferozmente humanos, advierte el escritor.

“Vivimos en un tremendo círculo vicioso, un despeñadero; las cosas están mal y no parece haber una forma fácil de resolverlas. El gobierno, la sociedad misma, se ocupan más de su beneficio inmediato que del colectivo a largo plazo, y mientras eso no cambie no habrá manera de recuperarnos y seguiremos cayendo; si no se piensa a futuro y en términos de comunidad, no hay forma de salir de donde estamos”, opina.

La pluma de Gudiño Hernández evita regodearse en escenas sangrientas para favorecer la creación de atmósferas sórdidas.
“Parece fácil llenar de adjetivos contundentes una situación o una descripción y el reto era crearlas con ciertos niveles de patetismo, componentes grotescos, con la menor cantidad de palabras y conseguir el efecto ya no tan visual, sino que se centrara en lo que el espectador podría sentir al plantarse frente a un cuadro como éstos”, explica.

Un tiro en la frente de su padre, un vagabundo masturbándose compulsivamente o el cadáver de su amante. Zuzunaga hace y ve muchas atrocidades.

UN PERSONAJE QUE NO CAE BIEN 
Tus dos muertos prescinde de un protagonista simpático, a la manera del detective Héctor Belascoarán, creado por Taibo II. Zuzunaga es un canalla, aunque los optimistas encontrarán en la novela un atisbo de redención en el ex comandante.

El escritor destaca que, al no ser un periodista investigador, prefiere centrarse en la sensibilidad de los personajes. “Me interesa el desarrollo interior, más que decir qué es lo que hacen, cómo y dónde, que son las preguntas esenciales del periodismo; y en vez, saber el por qué, que es donde la literatura hace su trabajo para intentar comprender sus motivaciones. En la ficción, los personajes no son ni malos ni buenos, sino que van cambiando su forma de actuar, dependiendo de las circunstancias”.

El autor considera la posibilidad de escribir una saga de Cipriano Zuzunaga. “Todos mis protagonistas suelen caerme mal; éste es el más violento, un ex comandante de algún estado de la República que ha sido un corrupto y cayó en desgracia por meterse con otro más corrupto”. Sin embargo lo dotó de algunos guiños agradables.

“Es un héroe porque se pone frente a la posibilidad de resolver un crimen; pero no lo es, como muchos otros protagonistas de la novela negra, porque sus demonios interiores son mucho más poderosos que sus virtudes. Aunque sí podría resolver más crímenes: la realidad es generosa, por triste que sea”, comenta.

Tus dos muertos se presenta hoy a las 18:00 horas en la Librería Rosario Castellanos del Fondo de Cultura Económica (Tamaulipas 202 esq. Benjamín Hill Condesa), en el marco de la Feria Novela Negra y Policiaca.