AFTEROFFICE
culturas

Humboldt: El alemán que dibujó un mapa moral de México

El autor de la novela "Saberes y delirios", José N. Iturriaga, sostiene que Alexander von Humboldt fue un hombre con pasiones. Su "Ensayo político sobre el reino de la Nueva España" fue durante todo el siglo XIX la más importante referencia sobre este México en el mundo.
Rosario Reyes
04 octubre 2015 20:33 Última actualización 05 octubre 2015 5:0
Sorprendido con las opresoras formas de trabajo, Humboldt critica lo que él llama la esclavitud encubierta. (Cortesía)

Sorprendido con las opresoras formas de trabajo, Humboldt critica lo que él llama la esclavitud encubierta. (Cortesía)

Alexander von Humboldt fue un hombre con pasiones sostiene el autor de la novela Saberes y delirios (Grijalbo 2015). Realizó un recorrido de cinco años, que inició en Cuba, en 1798, y siguió por lo que hoy son Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú. Su Ensayo político sobre el reino de la Nueva España fue durante todo el siglo XIX la más importante referencia sobre este México en el mundo.

Precisamente en ese libro se basó Iturriaga para escribir esta novela, así como el breve diario que Humboldt mantuvo durante su estancia en la capital y las cartas que le enviaba a su hermano Wilhelm. “Es interesante, porque en general en sus libros se cuida mucho de escribir con gran diplomacia, pero en su diario de viaje y, sobre todo, en las cartas, vemos sus opiniones verdaderas”.

Sorprendido con las opresoras formas de trabajo, Humboldt critica lo que él llama la esclavitud encubierta. “Habla de las tiendas de raya, cómo a los peones agrícolas los tenían de por vida prácticamente esclavizados a través de deudas que se heredaban de padres a hijos. O de los obrajes, donde los obreros estaban como presos, no podían salir, trabajaban de 12 a 14 horas diarias. Cien años antes de la Revolución Humboldt habló de esos abusos”.

La detallada descripción que hace de la Nueva España es resultado del acceso libre que tuvo a todos los archivos de la corona en el país, pues venía especialmente recomendado por Carlos IV. “Parece que estuvo en todos los rincones del país”, se asombra el novelista.

Hacia el final de su vida pretendía venir a vivir acá. “Era muy rico, el viaje de cinco años lo pagó de su bolsa, como sus 40 libros lujosísimos. Quería fundar un instituto de investigaciones americanas en la Ciudad de México, pero no pudo realizar ese deseo. Murió a los 88 años; 55 después de haber dejado México”.

Busque, además...
Entre las obras de divulgación histórica de José N. Iturriaga se incluyen Linaje de brujos y Charlas de café con Agustín de Iturbide. Obtuvo el Premio Internacional Malcolm Lowry por sus investigaciones históricas sobre viajeros extranjeros en México.