AFTEROFFICE

“Hoy me divierto más al escribir”

10 febrero 2014 4:36 Última actualización 14 octubre 2013 5:2

[Con el CD Insomnios de risa, Francisco Hinojosa se suma a la colección Voz Viva / El Financiero]


 
 
Daniel Cisneros
 

Francisco Hinojosa vio por primera vez la luz en 1954 en la Ciudad de México. Su amor por las letras lo llevó a estudiar lengua y literaturas hispánicas en la UNAM. No se equivocó: actualmente es considerado uno de los mayores exponentes de literatura infantil en lengua española. Entre sus más de 40 títulos publicados se encuentran Robinson perseguido, Manual para corregir a niños malcriados, Migraña en racimos y Léperas contra mocosos.
 

Recientemente este prolífico escritor puso en circulación el CD Insomnios de risa (Dirección de Literatura, UNAM / colección Voz Viva de México). En este material (que está acompañado de los textos impresos) narra con su propia voz dos cuentos de sus libros La peor señora del mundo y La verdadera historia de Nelson Ives, así como algunos poemas de Poesía eras tú.
 

“En este tipo de grabaciones –nos dice Francisco Hinojosa–, lo que finalmente queda como testimonio es la voz de un autor. Y aunque no sé qué tan importante sea eso, sí me ha gustado escuchar a los escritores que he leído. Claro, esto a pesar de que algunos destrozan sus textos y otros logran darles un gran brillo. No sé qué suceda con los míos.”
 

Nuestro entrevistado decide proseguir la conversación hablándonos sobre los poemas que seleccionó para Insomnios de risa:
 

“Más que poemas, son juegos que surgieron de un momento de ocio. Resulta que hace algunos años debía elaborar una carta poder y, al terminarla, pensé: ‘Si un tipo tuviera que darle una carta poder a su amada, ¿por qué hacerlo de una manera tan formal y fría? ¿Acaso no estaría bien que le inyectara una dosis de humor y ternura?’ Fue así como se me ocurrió descomponer ese texto en versos. Tiempo después, gracias a la propuesta de uno de mis lectores, transformé aquello en una serie de poemas que hablan del desamor que vive un sujeto con una legisladora.”
 

Ahora echémonos un clavado en los dos relatos del CD:
 
–En “A los pinches chamacos”, tres niños se convierten en asesinos a través del juego…
 

–La génesis de ese cuento está relacionada con un viaje que hice a Los Ángeles. Ahí tuve la oportunidad de entrevistarme con el director de una organización dedicada a ayudar a jóvenes pandilleros. Él me explicó que para pertenecer a una pandilla se imponían ciertas reglas como, por ejemplo, darle a un menor una pistola y pedirle que mate a alguien. Eso me causó mucha zozobra y momentos de insomnio. Por eso decidí escribir una narración donde unos niños no saben distinguir entre la vida, la muerte y su necesidad de jugar.
 

–¿De qué forma los habitantes de un pueblo logran que la protagonista de “La peor señora del mundo” cambie para bien de ellos?
 

–Siempre existe alguna manera de revertir cualquier mal. A través del ingenio las personas de ese pueblo no solamente logran que las acciones dañinas de la protagonista se transformen en un bien, también las toman como un momento de diversión para todos. Es un poco a la manera de Fuenteovejuna [de Lope de Vega], donde la unión de fuerzas combate al mal gobierno.
 

–Este relato ha sido adaptado a teatro, comedia musical y cine de dibujos animados…
 

–Sí, fundamentalmente al teatro escolar, profesional y semiprofesional hecho tanto por niños como por adultos.
 

–¿A qué se debe su fascinación por elaborar literatura infantil?
 

–Fue accidental. No sabía que me iba dedicar a esto. Todo fue gracias a que unos editores me invitaron a hacer adaptaciones infantiles de leyendas de la época de la Colonia y de la Conquista.
 

–“Hinojosa se atreve no sólo a usar el humor sino a convertirlo en eje y razón de ser de su escritura”, afirma Juan Villoro en el prólogo del CD. ¿Comparte estas palabras?
 

–Claro. Salvo algunos textos como el que escribí sobre la migraña, que se origina a partir del dolor, en mi obra aflora mucho el humor. Es una postura que tengo hacia la vida, pues finalmente el humor es el escudo que utilizo contra dos de los principales temas que abordo en mi literatura: la violencia y la muerte.
 

–¿Cómo ha visto su evolución escritural a través de los más de 40 libros que ha publicado?
 

–Cuando leo los primeros textos que realicé encuentro muchos aciertos, pero también torpezas. Esto quizá se debe a que antes corregía menos. Ahora someto mis cuentos a varias revisiones y correcciones. Llega un momento en que solamente los doy de alta a causa del hartazgo. Por otro lado, hoy en día me divierto más al escribir.
 

–Finalmente, ¿para qué sirve la literatura en la vida del hombre?
 

–Ofrece respuestas ante los problemas que se nos presentan en la vida. ¿Cómo? A partir de las salidas que nos da al permitirnos ejercitar nuestra imaginación. No obstante, pienso que la lectura de literatura no nos hace ni más buenos ni peores –concluye Francisco Hinojosa; y reitera–: no sirve para eso.