AFTEROFFICE
CULTURAS

Horacio Franco, un artista que creció 'a pesar' de México

El músico mexicano Horacio Franco, quien esta noche se presentará en el Festival del Centro Histórico con un concierto de Vivaldi, asegura que ha sabido trascender pese a la mediocridad que permea el medio cultural en el país.
Sandra Aguilar
18 marzo 2014 22:9 Última actualización 19 marzo 2014 5:0
Franco se presentará esta noche en el Festival del Centro Histórico. (Tomada de Facebook)

Franco se presentará esta noche en el Festival del Centro Histórico. (Tomada de Facebook)

A lo largo de 35 años de carrera, Horacio Franco se ha posicionado como uno de los músicos más importantes de México en el mundo, a pesar, dice, de la mediocridad que permea el medio cultural en el país.

Contra viento y marea, dice, su talento para ejecutar la música barroca con la flauta dulce es lo que lo ha llevado a hacerse de reconocimiento internacional.

“Nunca me he dejado afectar por la mediocridad del medio. Nunca he visto a mi país como un impedimento para lograr mis objetivos en el sentido del crecimiento profesional; no es un obstáculo, pero hay que nadar contracorriente para lograr el nivel deseado, gracias al propio trabajo y a los méritos”, afirma en entrevista el flautista mexicano.

“Yo empecé a ser feliz hasta que me dejaron de importar todas las injusticias artísticas que hay en el país, en lo que a la repartición de los estímulos económicos se refiere, porque en México se reparte mucho dinero en el área de la cultura; aunque mal”, abunda.

Franco, quien se formó en el Conservatorio Nacional de Música del INBA antes de estudiar en el extranjero, considera que el gobierno mexicano “es el gran mecenas” que consiente y sobreprotege a los artistas, y opina que debería haber más patronazgos privados, como los que encabezan empresarios como Alfredo Harp Helú, Manuel Arango o Roberto Hernández.

“No veo a México como un país desprovisto de cultura y arte. Ojalá que gente como Carlos Slim o la familia Servitje,se dé cuenta de lo importante que es patrocinar la cultura y a los artistas”, enfatiza.

Advierte que ningún país de Europa o Asia cuenta con las becas o estímulos como los que la Cámara de Diputados ha implementado en favor de la cultura y las artes en México; no obstante, subraya, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público debería implementar mecanismos para la deducibilidad de impuestos hacia la cultura y las artes escénicas al 100 por ciento, como en Estados Unidos.

Sobre su propia trayectoria, el también director de la Capella Cervantina cuenta que fue la falta de creatividad y frescura de la cultura europea lo que hizo regresar a México, luego de estudiar en la Escuela Contemporánea para Flauta Dulce de Holanda. Se acercó a diversos compositores, entre ellos Mario Lavista, así como a músicos como José Suárez y Luisa Durón, para construirse un repertorio y un espacio dentro de la cultura en su país, y poder hacerse de un público gracias a la creación de una plataforma de conciertos que hasta entonces no existía.

“Aquí tuve muchas oportunidades para crecer: hay mucho público, aquí se puede hacer de todo porque México es una maravilla cultural. El hecho de que haya tanta corrupción, que todo esté viciado, de que haya tanto desprecio por los mexicanos mismos a partir de los mexicanos, el malinchismo cultural que padecemos y el no querernos ver como una potencia cultural de primera no fueron para mí un impedimento para crecer artísticamente; pero hay quienes no han sobresalido porque no se han dado chance gracias a la mediocridad que en ellos impera”.

Acompañado de Asaf Kolerstein en el violoncello y Santiago Álvarez en el clavecín, Horacio Franco se presentará hoy a las 19:00 horas dentro del Festival del Centro Histórico, con un concierto compuesto por sonatas de Antonio Vivaldi. La cita es en el Templo Nuestra Señora del Pilar “La Enseñanza” (Donceles 102, Centro).