AFTEROFFICE
CULTURAS

Homenaje a José Agustín en la FIL de Minería

La importancia del escritor mexicano de la llamada "literatura de la onda" fue recordada hoy en la 35 edición de la FILPM, donde el autor de "La Tumba" (1964) habló sobre su viaje a Cuba y su amistad con José Revueltas.
Notimex
23 febrero 2014 17:33 Última actualización 23 febrero 2014 17:35
El escritor en compañía de sus hijos durante la presentación del libro "José Agustín en familia". (Cuartoscuro)

El escritor en compañía de sus hijos durante la presentación del libro "José Agustín en familia". (Cuartoscuro)

La XXXV Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM) recordó hoy la importancia de José Agustín, uno de los escritores de la llamada "literatura de la onda", esa corriente transgresora y sesentera que se opuso a la rígida moral de aquellos años y al autoritario régimen priista gobernado por Adolfo López Mateos (1958-1964), Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970)y Luis Echeverría (1970-1976).

En lo que denominaron como un “Homenaje casero”, los hijos del escritor, Andrés, Jesús y José Agustín Ramírez Bermúdez, homenajearon a su padre en una charla, en la cual el autor de "La tumba" (1964) habló sobre su viaje a Cuba y expuso algunos detalles sobre su amistad con José Revueltas (1914-1976), uno de los exponentes más importantes de las letras mexicanas.

“Tenía 16 años y fui a Cuba a alfabetizarme un rato. Me mandaron a un campo de entrenamiento para alfabetizar campesinos. Un día nos fue a ver Fidel Castro al campamento y nos dijo: 'muchachos, ésta va a ser una experiencia única en su vida, van a tener que vivir con campesinos en las labores del cultivo y a su vez ustedes corresponderán con su generosidad enseñándoles a alfabetizar’. Fue algo inolvidable, era un niño de 17 años, de clase media hasta ese momento”, rememoró el novelista.

El autor de obras como "Ciudades desiertas" (1982) y "La panza del Tepozteco" (1992) señaló que conoció a "Pepe Revueltas" poco antes de su estancia en la cárcel de Lecumberri: 

“Él y yo creíamos en aquella época que se maltrataba mucho al maestro y me moví como loco para que le publicaran su obra literaria, mi intención era que le publicaran su obra completa.

Fui a ver a Pepe para trabajar juntos estos textos, pues tenía la fama de que era mal escritor y alguien me dijo por ahí que le cuidara el estilo”, dijo al tiempo que señaló que tras conocer a Revueltas y salir de la cárcel, lo frecuentó con regularidad. 

“A partir de entonces, tuvimos una relación sensacional, nos vimos casi todos los días en Lecumberri. Sin embargo, cuando salí de la cárcel, lo seguí frecuentando para la adaptación de la película “El apando”, con Felipe Cazals, pues con ese guión casi nadie podía. Me mandó a llamar y me dijo: 'tú que estabas en el bote, a lo mejor le agarras mejor la onda que nosotros'. Y sí, hice un texto y me convirtió en escritor de lujo para el cine”.


Premios José Agustín


Como parte del programa de actividades de la 35 edición de la FIL del Palacio de Minería, se entregaron ayer el XIII Premio Nacional y XVII Premio Estatal “José Agustín”. El primero fue concedido a Pavel Ricardo Morales por su texto “Como un sueño que se tiene despierto”.

Mientras tanto, el galardón estatal fue para Blanca Elena Rivera del Río, por “Disímbolo”; el segundo lugar de esta categoría fue para a Hermenegildo Monroy Naranjo por “El loco” y el tercer sitio fue para Claudia Castrejón Campos, por “Tatemados por el sol”.

En la ceremonia realizada anoche en el salón número 5 de la FILPM, encabezada por la promotora cultural Aída Espino, prima hermana del escritor guerrerense José Agustín, se informó que el jurado calificador estuvo integrado por los expertos Daniel González Dueñas, Eurídice Román de Dios y Carlos Miranda Ayala.