AFTEROFFICE
ciencia

Hombres más proclives al suicidio

En el marco del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, que se conmemora este sábado, Carolina Santillán Torres Torija, profesora de la carrera de Psicología de la UNAM, señaló que el 81.7% de los casos de privación voluntaria de la vida se da en hombres.
Redacción
10 septiembre 2016 12:33 Última actualización 10 septiembre 2016 13:46
Adicto al trabajo

Adicto al trabajo

Si una persona se aísla, tiene poco interés en las actividades que antes gustaba, padece cambios de apetito, cansancio o trastornos de sueño, y se despide de sus amigos, regala sus cosas o afirma que el mundo estaría mejor sin ella, es más proclive a atentar contra sí misma, afirmó Carolina Santillán Torres Torija, profesora de la carrera de Psicología en la Facultad de Estudios Superiores Iztacala.

En el marco del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, que se conmemora este 10 de septiembre, la especialista detalló que, en México, el 40.8 por ciento de la privación voluntaria de la vida se da en jóvenes de 15 a 29 años, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En 2013, el Inegi consignó cinco mil 909 suicidios; de éstos, 81.7 por ciento fueron consumados por hombres, más de la mitad por personas con trastornos depresivos, y uno de cada cuatro tuvo que ver con el alcoholismo. Estos casos representan el uno por ciento de todos los decesos registrados ese año y son la decimocuarta causa de muerte (con una tasa de cerca de cinco por cada 100 mil habitantes). Las entidades con mayor incidencia son Aguascalientes (9.2), Quintana Roo (8.8) y Campeche (8.5).

La esquizofrenia y la ansiedad son alteraciones asociadas a esta temática. Estos padecimientos requieren un manejo terapéutico adecuado y mayor vigilancia al detectarse la ideación referida.

CAUSAS

De acuerdo con el informe del Inegi, el suicidio es un tema de salud pública. Por ello, en la mayoría de los países la tasa de esta actividad es considerada un indicador poblacional de la salud mental.

Para la especialista se trata de un problema resultante de la interacción de factores biológicos, genéticos, psicológicos, sociológicos y ambientales y existe al menos un trastorno mental asociado: la depresión, pero por ser un tema complejo se relaciona con variables como un alto consumo de sustancias, estrés e incluso hasta haber conocido a un familiar o amigo que se quitó la vida.

Los varones suelen usar métodos más letales, como armas de fuego, a diferencia de las mujeres, que usan técnicas menos violentas como las pastillas. Debido a que los varones tienen éxito en su primer intento, el suicidio es la segunda causa de muerte entre ellos (después de los accidentes automovilísticos). En cambio, ellas siempre intentan dos o tres veces antes de lograrlo.

¿QUÉ HACER?

Hay formas de prevenir. Es importante tener acceso a la información porque hay señales previas, aunque los cercanos suelen pensar que el afectado sólo quiere llamar la atención, y no es así.

El suicidio presenta varias etapas. La primera es la ideación, luego se plantea, después se instrumenta y finalmente se comete; por ello, en algunos casos hay tiempo para evitar estos escenarios.

Si ya pasó por la mente de un joven, es buen momento para recibir la atención profesional. ¿Qué debe hacer la persona cercana? En primera instancia, preguntar si la idea ha pasado por su cabeza, luego persuadir al afectado y finalmente convencerlo de ir por ayuda.

Existe un estigma por acudir al psicólogo, pues la sociedad cree que esto es algo malo, pero no es así, sino una cuestión de alto cuidado.

En la UNAM se brinda ayuda a los universitarios propensos al suicidio. En la FES Iztacala a través de un programa liderado por la profesora Santillán y en Ciudad Universitaria en el Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina. También está el Instituto Nacional de Psiquiatría, entre otras opciones.