AFTEROFFICE
deportes

¿Hernández o Bale en la estrategia de Ancelotti?

El primer reto a superar para Carlo Ancelotti, DT del Real Madrid, en el partido de ida de las semifinales de la Champions será definir si es el mexicano Javier Hernández o el galés Gareth Bale el titular. Tarea difícil, pero no insuperable para quien ha sabido triunfar en el mejor futbol del mundo.
Ma. del Refugio Melchor S.
04 mayo 2015 22:2 Última actualización 05 mayo 2015 5:0
Comparte el honor de ser el técnico con más Champions (junto con Bob Paisley de Liverpool) con tres títulos. (Reuters)

Comparte el honor de ser el técnico con más Champions (junto con Bob Paisley de Liverpool) con tres títulos. (Reuters)

El primer reto a superar para Carlo Ancelotti, DT del Real Madrid, en el partido de ida de las semifinales de la Champions League será definir el parado del equipo y, con ello, si es el mexicano Javier Hernández o el galés Gareth Bale el titular.

Tarea difícil, pero no insuperable para quien ha sabido triunfar en el mejor futbol del mundo. El italiano no sólo sabe de táctica, ser diplomático con las estrellas y tener habilidad política para lidiar con los dueños, sino que cuenta con un bagaje cultural que le ha permitido destacar en todos los equipos que ha dirigido.

Como jugador militó en el modesto Parma, después pasó a la Roma y terminó su carrera en el Milán de Arrigo Sacchi , el cual revolucionó los sistemas tácticos al implementar el 4-4-2, donde Ancelotti formaba el escudo del medio campo con el también seleccionado italiano Roberto Donadoni y la dupla holandesa formada por Frank Rijkaard y Ruud Gullit.

Esa visión de juego la mantuvo como técnico en su primer equipo, Reggiana (1995-96). Fue un rápido aprendizaje en la banca que después profundizó en el Parma (1996-98) y perfeccionó cuando llegó al timón de Juventus, en 1999.

Ancelotti tuvo que cambiar su filosofía futbolística cuando se topó con un jugador virtuoso, el francés Zinedine Zidane. “La Juventus tenía a Zidane y no me gustaba cambiar de posición a un jugador que tenía mucha calidad en el medio. Para poner un sistema de juego eficaz creo que un entrenador debe considerar las características de los jugadores y ponerles en una condición cómoda para exprimir la calidad que tienen”, relata en su libro Mi árbol de Navidad (2013), que coescribió con su auxiliar técnico Giorgio Ciashini.

Por cuestiones del destino Carletto, como le llaman sus jugadores, ahora tendrá como rival a la Juventus, ante la que no sólo busca refrendar el título con el Real Madrid en la justa europea (el último en hacerlo fue el Milán de Sacchi en las temporadas 1988-89 y 1989-90), también aspira a convertirse en el máximo ganador como jugador y estratega si consigue su sexta corona.

Comparte el honor de ser el técnico con más Champions (junto con Bob Paisley de Liverpool) con tres títulos. Las dos primeras las ganó con Milán (2003 y 2007), y con Real Madrid rompió la sequía de 12 años en 2014. Más allá de su palmarés, Carlo Ancelotti se ha distinguido como un hombre de letras. Publicó su primer libro en 2009, llamado Preferisco la Coppa (coescrito con Alessandro Alciato), que fue didáctico.

Con más camino recorrido, retomó la pluma en 2013 y decidió darle un sentido más humano y autobiográfico a su libro Mi árbol de Navidad. Un relato que mezcla sus conocimientos tácticos con sus vivencias en el campo de juego. Secretos que comparte con sus lectores, que van desde el fracaso cuando perdió con Milán la Champions ante Liverpool (“Mi cerebro era el vacío del espacio exterior”), hasta sus estrategias para motivar a sus jugadores.

En la final Milán-Juventus, puso a sus jugadores una escena de la película Un domingo cualquiera en la que Al Pacino arenga: “y nos curamos ahora, como equipo, o moriremos como individuos”. El impacto fue tremendo, “me recorrió una escalofrío por la espalda”. Así es Ancelotti, un técnico humano, que saca lo mejor de sus jugadores. Karim Benzema, quien regresó a los entrenamientos con el Real Madrid el domingo,fue descartado para el partido de hoy, ya que aún no se ha recuperado al 100% de su lesión en la rodilla.